Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La mayor presencia de autos de marcas chinas en el mercado mexicano reta a la industria de vehículos seminuevos, prevé Manuel Ramírez, miembro del consejo de Administración en la empresa Subasta Segura.
Dependiendo del tipo de vehículo que elija el consumidor, uno nuevo de origen chino podría ser entre un 10 por ciento y 20 por ciento más barato que un seminuevo, considerando que tienen características similares en ambos casos, refirió.
«Sí están siendo muy agresivas (marcas chinas) y están teniendo precios muy atractivos que a lo mejor para el consumidor final valoraría si se va por un seminuevo o un chino», afirmó Ramírez.
Ante este reto, consideró, es necesario revisar que los chinos cumplan con la calidad del servicio y refacciones, entre otros aspectos.
«Puede la gente considerar que en vez de ir por un seminuevo sería ir por un chino que puede dar un mejor precio, pero hay que valorar que tenga tanto las instalaciones, soporte comercial, refacciones y esos aspectos que habrá que irlos midiendo en el camino», alertó.
Por ello, una de las estrategias de las empresas dedicadas a la venta de autos usados sería contar con valores claros de cuánto cuestan las unidades, según sus características, y estandarizar los precios a partir de un mayor uso de herramientas como el Libro Azul, recomendó.
Del total de autos importados de enero a septiembre 26 por ciento provinieron de China, ubicándose en el primer lugar como fuente de abastecimiento al País, de acuerdo con información de Kaso y Asociados.
En tanto, los valores de las unidades seminuevas chinas apenas se están empezando a posicionar en ese mercado, por lo que más adelante habrá que revisar cuando ya tengan un determinado tiempo comercializándose y cómo estarían compitiendo directamente con la industria de usados.