Francisco Morales V.
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La escritora cubana Wendy Guerra, una de las más prominentes de la isla a nivel internacional, dirigió un mensaje al Presidente Andrés Manuel López Obrador en el que califica como «vergüenza profunda» la invitación a México del presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

En la carta, publicada en su cuenta de Facebook, Guerra reta a López Obrador a ponerse en los zapatos de los cubanos que viven entre el desabasto de alimentos y medicamentos, y sin derechos básicos como la libertad de expresión.

«Le propongo un reto: 15 días en Cuba viviendo como cualquier cubano, alimentándose con los víveres de la libreta de abastecimiento, haciendo colas interminables, sin agua o electricidad, sin oxígeno o medicamentos, sin transporte público ni dólares americanos, sin derecho a huelgas, ni a expresar sus ideas libremente, ni en la calle, ni en su trabajo, ni en sus redes sociales. Sin poder hacer campaña para gobernar como hoy lo hace en su propio país», escribió Guerra al Mandatario mexicano.

Autora de las novelas El Mercenario que coleccionaba obras de arte y Domingo de Revolución, entre otras, Guerra también denuncia en su carta que Díaz-Canel fuera invitado a presenciar los festejos patrios por la Independencia de México.

«Le prometo que dará ‘el grito’, pero ‘en cubano’ y pagará por ello con juicio sumarísimo y varios años de cárcel. Entonces, señor Presidente, dudo que a usted se le ocurra manipular así una fecha tan grande para los mexicanos», continuó.

En la misiva, la escritora también califica a Díaz-Canel como un dictador, al ser acusado de encarcelar a opositores políticos, intelectuales y artistas, así como reprimir manifestaciones ciudadanas con violencia.

«¿Qué necesidad tiene (López Obrador) de pasearse con un dictador por un lugar sagrado como el Zócalo de la Ciudad de México? ¿Es eso lo que espera su pueblo de usted? ¿Acaso quiere mandarle un mensaje a su pueblo sobre lo que quiere ser en el futuro para ellos? ¿Por qué ha seleccionado este modelo para un día tan importante para las mexicanas y los mexicanos?», prosiguió.

Wendy Guerra concluye, además, con una advertencia: «Cuidado, Presidente, los lazos que unen a nuestros países son demasiado grandes y su gesto es demasiado bajo. Dolor profundo. Vergüenza profunda».