Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los desafíos del próximo Gobierno es tener personal calificado suficiente para las empresas que llegan a México con el nearshoring, estimaron expertos.
«Algunos de los retos que hemos encontrado son la escasez de talento en posiciones técnicas calificadas y profesionistas especializados, competitividad externa, alta rotación, así como libertad sindical», consideró la consultora AON.
Aunque se espera que cada cada año, 169 mil jóvenes egresen de carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), que serían los idóneos a emplearse en el nearshoring, México debe garantizar condiciones laborales competitivas para capitalizar plenamente el fenómeno comercial.
«Algunas soluciones estratégicas que hemos considerado factibles son impulsar el aplicar ajustes en los paquetes de compensación tanto monetaria como no monetaria, equidad interna, además de explorar la opinión de los colaboradores de forma profesional», explicó Martha Hernández, directora de Consultoría en Capital Humano en Aon México.
Para Juan Pérez Hernández, experto en economía de la UNAM, las empresas que consideran el nearshoring valoran no sólo la proximidad geográfica, sino también la calidad de la mano de obra y las condiciones laborales
«México debe asegurar que sus políticas laborales sean atractivas y estén alineadas con los estándares internacionales», dijo.
La inversión que ha llegado a México por el nearshoring ha impactado en las zonas norte, Bajío y centro, sobre todo en Saltillo, Monterrey y Ciudad de México, según AON.
La consultora recordó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) colocó a México en la primera posición en proyecciones de inversión a nivel Latinoamérica.
Se espera que Nuevo León concentre 72 por ciento de las contribuciones derivadas del nearshoring.
Según el plan de Gobierno de Claudia Sheinbaum, para 2030, en el País se contará con un modelo educativo híbrido, dual y flexible.