Verónica Gascón
Agencia Reforma

Estados Unidos y México resolvieron la queja laboral en una planta de confección mexicana de Industrias del Interior (Inisa), en la que se negaban los derechos de los trabajadores, informó la Oficina del Representante de Comercio estadounidense (USTR, por sus siglas en inglés).
La empresa se comprometió a llevar a cabo un plan de remediación como resultado de la aplicación del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), con la finalidad de cerrar la queja en su contra.
Inisa, con sede en Aguascalientes, pagará vales de beneficios retroactivamente y aumentará su valor en el futuro.
También adoptará y publicará una declaración de neutralidad y directrices de la empresa sobre libertad de asociación y negociación colectiva, incluida una política de tolerancia cero ante las violaciones de tipo laboral.
Se establecerá un mecanismo de denuncia para que los trabajadores denuncien de forma anónima cualquier violación de sus derechos e incumplimiento de las directrices de la empresa sobre libertad de asociación y negociación colectiva.
Además, la empresa reubicará la oficina del sindicato y los empleados de tiempo completo del sindicato a un área separada del departamento de Recursos Humanos.
«Este asunto marcó la primera vez que Estados Unidos invocó el Mecanismo de Respuesta Rápida fuera del sector automotriz», dijo la titular de USTR, Katherine Tai.
En junio, Estados Unidos pidió a México que revisara si a los trabajadores de Inisa se les negaba el derecho a la libertad de asociación y negociación colectiva tras la queja laboral por parte de un sindicato ligado al Frente Auténtico del Trabajo.