Ernesto Núñez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En el sexenio de Andrés Manuel López Obrador se restringirá la contratación de choferes, escoltas, asesores y secretarios particulares. No habrá consultores externos ni directores generales adjuntos.
La Ley de Austeridad Republicana, que subirá al pleno de la Cámara de Diputados el próximo martes para su discusión, prohibirá la adquisición de vehículos de lujo, la remodelación de oficinas, la compra de equipo de cómputo, los viajes en primera clase o en aeronaves privadas.
Tampoco se permitirá la contratación con cargo al erario de seguros de separación individualizados, seguros de gastos médicos mayores o cajas de ahorro especiales.
Éstas y otras medidas serán aplicables a todos los servidores públicos y a todas las dependencias, entidades, organismos públicos autónomos y órganos de los tres Poderes de la Unión.
La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, adelantó que esta legislación complementará la reciente reforma a la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, para crear la nueva cultura de servicio público.
“Con la ley de austeridad, vamos a emprender esta transformación para hacer eficientes las estructuras, y vamos a protegernos para que no se vuelvan a engrosar”, explica.