Ante la necesidad de tener una mayor recaudación, las autoridades federales han buscado cerrar las puertas con mecanismos que obligarán a las personas morales a cumplir no sólo oportunamente, sino de mejor manera y con menos errores posibles sus declaraciones, pues es una forma más para que no se evada esta responsabilidad, manifestó el presidente de la Comisión Fiscal de la Coparmex, Óscar Fabián Gutiérrez Tenorio.
En entrevista expuso que más que falla en el sistema del SAT, lo que se ha tenido son restricciones para que las pérdidas fiscales de años anteriores, no se vayan hasta los cinco o 10 años anteriores, sino recortarlos, y para ello es que el llenado del formato es “más cerrado”, de ahí que ante cualquier error será necesario acudir a las oficinas a hacer las modificaciones pertinentes.
El 2019 fue un año difícil para el tema de recaudación, y fue una de las causas por las que el Gobierno Federal buscó la manera de atraer recursos o recortar programas para conservar dinero, muestra de ello fue la eliminación de la mayoría de los fideicomisos, “bajó la recaudación porque empresas enfrentaron dificultades y en muchos casos, hasta cerraron. Tan sólo en Aguascalientes se estima que fue el 20% de las empresas que lo hicieron”.
En materia de contribución hay “de cautivos a cautivos”, por una parte son los trabajadores y asalariados, que para poder gozar de sus ingresos, por anticipado pagan impuestos, y es ésta la principal recaudación del Gobierno Federal; le siguen las personas morales, es decir, las empresas que tienen algunos recovecos legales que les permiten evitar el pago inmediato de algunas contribuciones, como es el reporte de pérdidas, lo cual puede reportar hasta de cinco o 10 años atrás a la fecha de la declaración.
Además, se debe considerar que los sistemas tardan en reaccionar y el reporte de las declaraciones se nota hasta luego de 48 horas, a lo que se debe sumar la saturación de los que de último momento presentan las declaraciones, pues faltan unos cuantos días para que venza el plazo que pudieron comenzar a realizar desde enero.
Gutiérrez Tenorio, comentó que la autoridad tiene tres facultades que ahora está aprovechando al máximo, una es la de auditoría y vigilancia; otra la facultad de gestión y una más “cerrar candados” en cuanto a las contribuciones, “antes las pérdidas fiscales se podían reportar de hasta 10 años atrás, pero ahora la autoridad ha decidido que sólo podrá estar facultada para revisar los 5 últimos años, para que en este lapso, las empresas puedan aclarar de dónde vienen esas mermas”.