Más que reforestar con árboles exóticos, se debe privilegiar la restauración del hábitat mediante el cuidado de los árboles nativos que existen en el Estado, darles mantenimiento y dejarlos crecer para que brinden los servicios ambientales a la población, destacó la presidenta de Movimiento Ambiental de Aguascalientes, María Guadalupe Castorena Esparza.
Dicha asociación junto con un grupo de personas llevaron a cabo una jornada denominada “Restaura el Hábitat” que tuvo lugar este viernes en el lado norte del Parque México donde ubicaron los árboles nativos tales como huizaches y mezquites, se hizo limpieza, surcos, colocaron piedra, se podaron y se les colocó una etiqueta que indica la especie de que se trata junto con sus características a fin de resaltar su importancia.
La activista comentó que desde hace muchos años, las diferentes organizaciones ambientalistas han solicitado a las autoridades que ya no hagan reforestaciones, sino que se apueste más bien por la restauración del hábitat, lo cual implica restituir los árboles que hay, sobre todo aquellos que nacen de manera espontánea y a darles seguimiento para que puedan sobrevivir a las inclemencias del tiempo y de la humanidad.
Destacó que actualmente los países de primer mundo están apostando por sus árboles nativos donde muchos siembran especies originarias junto con árboles exóticos para que cuando la vida normal del árbol decline haya ahí un sustituto que sea originario del lugar “y eso es lo que pretendemos hacer aquí y a lo que las autoridades deben apostar y a dar prioridad”.
Enfatizó que una de las grandes premisas de este año por parte de la UNESCO a nivel mundial es justamente restaurar el hábitat y que Movimiento Ambiental ha proclamado desde hace mucho tiempo dado que Aguascalientes se encuentra en una emergencia climática y en una crisis de ecosistemas ya que nos lo estamos acabando por poner más fraccionamientos, más naves industriales y por el desarrollo donde cada nueva autoridad cuando entra en su plan de desarrollo busca hacer más puentes, más vías de comunicación que privilegien el automóvil, así como más obra pública, “cuando la visión es a que sobreviva la población y de esa manera no vamos a sobrevivir sino a tener una mala calidad de vida, como ya la tenemos”.