Aunque la industria de alimentos ha sido una de las más golpeadas tras el paro de actividades productivas por la presencia del COVID-19, los restauranteros consideran que no es tiempo todavía de volver al trabajo pues la contingencia sigue, además, aunque abrieran sus establecimientos tendrían pocos clientes.
El presidente de la Canirac, Claudio Innes Peniche, subrayó que en este momento es complicado que abran las puertas de sus negocios dado que es en esta fecha cuando se enfrenta el pico de la contingencia, pero ya se están preparando con algún protocolo que les permita estar a disposición del público lo más pronto posible.
Comentó que la fecha tentativa para que reinicien las actividades los sectores productivos del 18 de mayo sigue en pie, sin embargo esto será en función de lo que determinen las autoridades y cómo se desarrolle esta contingencia sanitaria.
Han sido casi 45 días de que los restaurantes pararon actividades, tal como fue la disposición de las autoridades, y si bien en la actualidad un 20% de las empresas de este giro están laborando, lo hacen apenas al 20% de su capacidad, y es que el servicio que brindan es para llevar y entregar a domicilio.
Reconoció que varios de ellos ya recibieron el apoyo de los gobiernos estatal y municipal, además están en busca de la atención de la federación, con la idea de reforzar algún proyecto que les permita conservar los empleos de sus colaboradores, pero en definitiva no es momento de regresar plenamente y una vez que abran, hay consciencia de que la recuperación no será inmediata.