Al determinar que el lunes entrante se terminará la Ley Seca que se prolongó por una semana, los restauranteros tendrán un respiro y reiteran el compromiso de cumplir y hacer cumplir a sus comensales, con el protocolo sanitario para prevenir los contagios por COVID-19, que ha sido la lucha constante de los últimos meses.
El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados, Claudio Innes Peniche, insistió en que el compromiso es respetar al pie de la letra, pero también, convocar a la ciudadanía a que se sumen como guardias de la sanidad y que en todos los giros económicos se cumpla también, pues pruebas de lo que puede pasar con la economía de los negocios y las familias, ya se han tenido suficientes.
De la misma manera, agradeció la comprensión de las autoridades locales y la disposición de no ampliar a más días la Ley Seca, pues si bien en el caso de los restaurantes el ofrecimiento es de alimentos, muchos de sus clientes gustan de acompañar sus platillos con alguna bebida, sobre todo cuando se trata de celebraciones o reuniones especiales.
Refirió que el sector restaurantero reportó una caída de alrededor del 70% de sus ventas tan sólo por concepto de las fiestas patrias, fecha que además de los festejos como el 14 de febrero y 10 de mayo, son de las principales en cuanto a atención de comensales.
Lamentablemente se tuvo que recurrir primero al cierre de establecimientos, al principio de la pandemia y ahora con motivo de las fiestas patrias, como medida necesaria para hacer frente a la emergencia sanitaria que sigue en pie.
El presidente de la Canirac insistió que la implementación del protocolo y cuidar que los clientes atiendan las recomendaciones, es algo que se ha comprendido de más en el gremio restaurantero, pues esto permitirá que sus clientes tengan confianza de asistir a sus establecimientos.