Rubén Torres Cruz

Luego de que saliera a la luz pública el adeudo fiscal que mantiene la Universidad Autónoma de Aguascalientes superior a los 23 millones de pesos contra el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Máxima Casa de Estudios, a través de un comunicado firmado por la Comisión Permanente de Difusión del H. Consejo Universitario, reconoció el proceso legal que enfrenta. Sin embargo, aclaró que lo anterior no corresponde al incumplimiento de las cuotas de seguridad social de sus trabajadores.
Tal y como se informó ayer, el Consejo Universitario reconoció que con la finalidad de evitar comprometer las finanzas de la Institución, al estar en riesgo las cuentas bancarias que pudieran ser embargadas, se puso a consideración la desincorporación del predio “Potrero de las Manzanillas” -el cual se mantiene actualmente sin uso- como garantía de que se cubra el crédito fiscal requerido por el IMSS, lo cual ya fue aprobado.
“No se ha vendido ni se piensa vender este predio, sino sólo usarlo en prenda durante el juicio que, a decir de los especialistas consultados, puede derivar en la nulidad del requerimiento del Seguro Social», se puede leer. De la misma manera, la UAA aclaró que bajo ninguna circunstancia ningún bien inmueble de la Universidad será comprometida, y que al contrario lo anterior tiene como objetivo asegurar la solvencia financiera para el cumplimiento de relaciones contractuales con personal administrativo, docente y proveedores, por lo que a manera de posibles malas interpretaciones, solicitó mesura al respecto.
“Nuestra casa de estudios se ha distinguido por su transparencia y el cumplimiento cabal de todas sus obligaciones, por lo que se puede tener certeza de que se continuará trabajando de la misma manera para bien de la sociedad aguascalentense”, se lee en el comunicado.