Los trabajadores del Seguro Social están totalmente asegurados junto con sus familias en caso de fallecimiento por algún riesgo de trabajo ya sea por la atención de enfermos por COVID-19 o por alguna otra circunstancia, señaló tajante el líder de la Sección XXI del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, Arturo Rodríguez López.
Comentó que ante la inquietud de algunos trabajadores sindicalizados en cuanto a la protección y la aseguranza que tienen en términos de cómo los protege el sindicato, destacó que en el Contrato Colectivo de Trabajo, Cláusula 91 contempla que en caso de fallecimiento por riesgos de trabajo, se pagará el salario íntegro además de todas las prestaciones por deceso, es decir, un seguro de 160 mil pesos del Fondo de Ayuda Sindical por Defunción, además de 60 mil pesos de gastos inmediatos que otorga la aseguradora.
Adicionalmente, dijo que hay un nuevo paquete para todos los trabajadores de la salud que hayan fallecido en la atención a enfermos por COVID-19, para apoyar a sus familias con un bono de 50 mil pesos por parte de una aseguradora a través del Gobierno Federal. Además de que la Cláusula 89 del Contrato Colectivo de Trabajo contempla que, si el riesgo de trabajo llevó como consecuencia el fallecimiento de un trabajador o trabajadora, el IMSS va a pagar a sus beneficiarios 1,095 días del último salario percibido por el trabajador y 50 días por cada año completo de servicios o parte proporcional correspondiente a las fracciones de año trabajado e igualmente se pagará para gastos de funeral 100 días de salario.
Rodríguez López comentó que todos los trabajadores sindicalizados cuentan con un Pliego Testamentario, el cual es una especie de testamento laboral donde designan en vida quiénes van a ser los beneficiarios de los distintos seguros y que, a últimas fechas, ante la contingencia del COVID-19 han estado acudiendo varios a ratificar o renovarlo, en su pretensión de cambiar algunos nombres o verificar que todo esté de acuerdo a como ellos lo conciben actualmente.