Mariana Montes
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-El Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, reiteró ayer su apoyo a la iniciativa legislativa que pretende modificar la actual relación Iglesia-Estado.
La reforma presentada por la senadora de Morena, María Soledad Luévano, está orientada a que las Iglesias tengan acceso a medios de comunicación, que las autoridades asistan a templos sin ser amonestados e, incluso, que puedan reunirse para encuentros políticos.
«La propuesta me parece muy equilibrada y no creo que atente contra la laicidad del Estado», argumentó el también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) tras oficiar una misa de confirmaciones en la Catedral de Monterrey.
«Si hay ciudadanos responsables, si hay poderes que se respetan, pues la autoridad será más libre de actuar y también las iglesias tendrán la libertad de corresponder a esa libertad».
En su documento, la legisladora morenista señala que los avances en materia religiosa implican la necesidad de poner al día la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.
Cabrera López dijo estar de acuerdo en que se mantenga nítida la separación entre Gobierno y religiones, y señaló su aceptación a la libertad de manifestar las diferentes creencias.
«A los ciudadanos y al pueblo les hace falta también experimentar la libertad de poder compartir sus propias convicciones de la religión que sea».
Sin embargo, advirtió que cualquier religión o grupo religioso que quiera «sacar tajada» de la autoridad cometería un error.