Llama el dirigente de la Confederación Regional Obrera Mexicana, Jesús Enrique Ramírez Pérez, a las empresas a no desamparar a los trabajadores con la entrada de la Fase 3, lo que provoca que muchas tengan problemas para hacer frente a los pasivos y seguir manteniendo los sueldos de sus empleados ante el alargamiento de la contingencia sanitaria.

Afirmó que cada vez son más los sectores productivos que buscan el apoyo del Gobierno Federal para hacer frente a las pérdidas en que se ha traducido el cierre de sus empresas o la reducción de su actividad económica por la crisis sanitaria por el COVID-19, por lo que desde la CROM Aguascalientes confían en que se buscarán acuerdos para no desamparar a la clase obrera en esta difícil contingencia; “por lo cual nos sumamos al llamado del sector empresarial para que desde el Gobierno Federal se les apoye con el subsidio de una parte de salario, a fin de no afectar a quienes menos perciben y prácticamente viven al día”.

Por ello, Ramírez Pérez pidió a los empresarios no dejar a la deriva a los empleados y lamentó que haya industrias en donde se ha asumido una postura desleal hacia quienes han sido sus colaboradores, ejerciendo presión para que renuncien, por lo que exhortó a que ambas partes lleguen a un acuerdo favorable que permita mitigar los estragos económicos de la contingencia para evitar la pérdida de un mayor número de empleos y el quiebre de las empresas. “Reiteramos el exhorto para que ambas partes lleguen a un acuerdo favorable que permita mitigar los estragos económicos de la contingencia y evitar la pérdida de un mayor número de empleos y el quiebre de las empresas”.

Finalmente, el líder cromista resaltó que está cada vez más próxima la fecha en que se deberá cumplir con el reparto de las utilidades por parte de los empleadores, que, si bien corresponden al ejercicio fiscal de 2019 y es un derecho laboral de los trabajadores, es una realidad que será más difícil afrontarlo con la pandemia en su máximo pico para las mismas fechas.