Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 2-Feb.- El consejero Benito Nacif impugnó la reducción del 10 por ciento de su salario mensual de 177 mil pesos y, de paso, exhibió el despilfarro de recursos del Instituto Nacional Electoral (INE).
A principio de año, la Junta General de este organismo acordó reducir en 10 por ciento el sueldo de los 11 consejeros electorales, quienes ahora recibirán 160 mil pesos al mes, además de eliminarles la prestación de telefonía celular.
En opinión del consejero Nacif, el INE excedió sus atribuciones y transgredió principios constitucionales de certeza y legalidad por lo que impugnó la baja de salario ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
“La disminución del salario de los consejeros electorales no es conforme a la garantía y protección de los derechos humanos, y es desproporcionada porque hay otras medidas presupuestales que cumplen con mayor eficacia el propósito de ahorro”, consideró Nacif en su juicio de protección de derechos.
De acuerdo con estimaciones oficiales, la reducción de salarios generará un ahorro anual de 11 millones de pesos, mientras que el de telefonía celular rondará los 350 mil pesos aproximadamente.
Frente a dichos ahorros, expone Nacif, se debería suprimir la contratación de asesorías y consultorías, la realización de diagnósticos y mediciones de comunicación, así como la adquisición de plantas de energía para las juntas distritales, acciones que darían ahorros por 128 millones 88 mil 641 pesos.
Por ejemplo, la Dirección Ejecutiva de Administración del INE presupuestó 84.9 millones de pesos para la adquisición de plantas de emergencia para las juntas locales y distritales, a pesar de que la CFE apoyaba al INE con dichas plantas, las cuales sólo son necesarias cada tres años en elecciones federales.
Nacif también puso en duda los estudios y eventos internacionales en materia de educación cívica, cuyo gasto estimó en 27.3 millones de pesos.
“La experiencia demuestra que este tipo de trabajos, en los que el INE ha gastado decenas de millones de pesos en el pasado, no se han traducido en medidas que mejoren el funcionamiento del Instituto o generen beneficios concretos para la ciudadanía”, indica la impugnación.
De acuerdo con fuentes del Instituto, además de Nacif, hay por lo menos otros tres consejeros molestos por la reducción de salarios, aunque no proporcionaron sus nombres.