Por: Adriana Jurado Valadez

#NoMeQuieroMorir

#MeEstoyQuedandoSinAire

Con estas frases tan fuertes, tan dolorosas, que no debemos olvidar, y que no tendría por qué expresar un niño,   quiero iniciar mi primer editorial dedicada con respeto a los miles de lectores y lectoras de El Heraldo de Aguascalientes, un medio de comunicación que generosamente me abre sus puertas, para reflexionar sobre la importancia de proteger los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, y la gran deuda que tenemos y que tiene en especial el estado mexicano para cumplir con su obligación como garante de derechos.

Quiero dedicar estas líneas a Emiliano NN, un niño de 11 años asesinado recientemente en Tabasco tras recibir tres impactos de bala que le arrebataron la vida, sus ilusiones, apagaron su luz, cuando lo que tendría que hacer justo ahora, es jugar, correr, soñar, ser feliz, ser niño. Este condenable asesinato se suma a los más de 22 mil 839 homicidios de Niñas, Niños y Adolescentes registrados en México entre los años 2015 al 2023, de los cuales uno de cada cuatro ha correspondido a mujeres, y tres de cada cuatro a hombres. (fuente: Homicidio de Infancia y Adolescencia en México).

México, es un país peligroso para las personas menores de edad, las cifras son contundentes, pero son solo eso, cifras, estadísticas, que un día son noticia, y luego ya nadie habla del tema porque se vuelve invisible, y tampoco se habla de la dolorosa impunidad, y de la ausencia de justicia para castigar a los responsables de dichos homicidios. Pero también lo dicen ellas y ellos, por ejemplo, en la Consulta Infantil y Juvenil 2023 del Instituto Nacional Electoral (INE), en dicho ejercicio de participación a pregunta expresa sobre ¿Qué necesitas para vivir mejor? 119 mil 097 respondieron seguridad en el lugar donde vivo, ¿Qué deben hacer las autoridades para proteger tus derechos? 119 mil 459 contestaron darle seguridad y proteger a las niñas, niños y adolescentes, ¿Cómo se podría proteger a las Niñas, Niños y Adolescentes? y 82 mil 567 respondieron tener más policías que nos cuiden. https://www.ieem.org.mx/consultaIJ2023/resultados.html

El 03 de diciembre del año 2014, nació en nuestro país la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes, que establece 20 derechos que gozarán o que deberían gozar todas las personas de 0 a 17 años, entre estos, el Derecho de Acceso a una Vida Libre de toda forma de Violencia y a que se resguarde su integridad personal, a fin de lograr las mejores condiciones de bienestar y el libre desarrollo de su personalidad, y si bien tenemos una Ley General perfectible, de la que se desprende el Sistema Nacional, Estatales y Municipales de protección de Niñas, Niños y Adolescentes, el gran problema es que es que no se cumple.

Ese mismo ordenamiento, señala que las autoridades, de los tres niveles de gobierno, en el ámbito de sus respectivas competencias, están obligadas a tomar las medidas necesarias para prevenir, atender y sancionar los casos en que niñas, niños y adolescentes se vean afectados por cualquier forma de violencia, la realidad es que somos un país omiso en la protección de las infancias y adolescencias, no obstante que en septiembre de 1990, México ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, primer tratado internacional especializado en las infancias con carácter de obligatorio,  con lo cual se comprometió a  “adoptar todas las medias administrativas, legislativas y de cualquier otra índole para hacer efectivos sus derechos”, pero la realidad es muy distinta, por una simple razón, ellas y ellos no votan,  aunque de este tema hablaremos en otro momento.

Pese al difícil panorama, hay una luz de esperanza, pues a propósito del recién conmemorado día del Niño, que dicho sea de paso, este 2024 cumplió 100 años de haber sido decretado como tal, ya que dos de los tres candidatos a la presidencia de la república firmaron un compromiso con organizaciones de la sociedad civil para fortalecer las instituciones que protegen a la niñez de nuestro país, lo cual reviste una gran importancia, ya que justo el presidente o presidenta de la república funge a la vez como presidente del Sistema Nacional de Protección, y si esa figura tan importante se asume como tal, y hay voluntad política para diseñar políticas publicas efectivas y eficientes, acompañadas de recursos públicos, y elaboradas desde las ideas de las personas menores de edad, este panorama adverso para ellas y ellos puede cambiar, para que las niñas, niños y adolescentes puedan volver a caminar sin miedo por las calles de este país.

Por cierto, no doy nombre de los candidatos que firmaron, ni exhibo al que no firmó porque no es mi interés politizar este espacio, ya que las Niñas, Niños y Adolescentes, no tienen color, y no tienen partido, son niños.

Querida Irma Ramírez Guzmán, Directora de El Heraldo de Aguascalientes, estimado Asunción Gutiérrez, gracias por abrir este espacio para hablar sobre este tema que, dicho sea de paso, me apasiona, y que por desgracia es de poco interés periodístico, gracias por la oportunidad de tratar de desnormalizar la violencia, desde esta humilde reflexión.