Una persona dejó la indigencia, pues con el uso de mantas y cobijas prácticamente ya instaló su residencia sobre el camellón de la avenida Ignacio T. Chávez, en las inmediaciones de la colonia Las Flores. Llama la atención que este tipo de campamentos cada vez son más comunes, lo mismo en las inmediaciones de las vías del tren que en bajo puentes o bien, en puntos urbanos como este que captó ayer la cámara de El Heraldo. También es de considerar que las autoridades municipales poco o nada hacen para poner orden a este tipo de asentamientos irregulares.