Miguel Ángel Pérez Cadena, vicepresidente de Canirac, informó que para los cuatro mil establecimientos formales de gastronomía que operan en Aguascalientes, la compra y entrega a domicilio de alimentos ha crecido un 25% desde la pandemia, convirtiéndose en una excelente alternativa para acercarse a las familias que han optado comer en sus propias casas.
Durante los dos primeros años más sensibles de la contingencia por el COVID-19, hasta el 25% de los negocios cerró al no tener la confianza de los ciudadanos para acercarse a comer directamente en los establecimientos, pero en la actualidad se han ido recuperando las ventas, apuntó.
El representante del sector restaurantero sostuvo que en estos tiempos de inflación, esta industria se mantiene ajustando los aumentos a los precios finales al consumidor con el reto de conservar su preferencia. Asimismo, admitió que los insumos han subido de modo permanente hasta un 50%, cuando en años anteriores los incrementos eran esporádicos.
Finalmente, Pérez Cadena reconoció que ha sido difícil no incrementar los precios, mismos que en los últimos meses se han ajustado hasta en un 10% para asegurar la operación de los establecimientos. En contraste, las estrategias de mercadotecnia y el éxito de las ventas a domicilio han permitido a muchos negocios hacerse de nuevos clientes.