El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, y la gobernadora de Aguascalientes, Teresa Jiménez Esquivel, se reunieron para evaluar temas de salud en la entidad.

Durante el encuentro en el salón de sesiones del Consejo Técnico del IMSS, se discutió la situación del hospital Pabellón de Arteaga, abandonado por el Seguro Popular. Este hospital será terminado, equipado y operado por el IMSS para beneficio de sus derechohabientes.

Además, se informó sobre la consideración de construir un hospital de 260 camas en la zona oriente del estado, atendiendo a una solicitud del Instituto.

Otro tema tratado fue la atención de pacientes renales que necesitan hemodiálisis. Se acordó que estos pacientes recibirán atención en la sala de Hemodinamia del Hospital General de Zona No 3 “Jesús María”, lo cual beneficiará a un millón de derechohabientes.

También se abordó la situación contractual de los trabajadores de la salud en la entidad. Zoé Robledo informó que, por instrucción presidencial, estos trabajadores se mantendrán en nómina hasta septiembre, como parte del apoyo del gobierno federal a los estados que no se han incorporado a la federalización de los servicios de salud.

Por último, se habló sobre la posibilidad de que Aguascalientes se adhiera a IMSS-Bienestar, destacando la importancia de la comunicación entre el gobierno estatal y el IMSS.