Staff
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas.- José Alfredo Hernández Campos, alias el “Metro-27”, “M-27” o “Comandante Calamardo”, detenido la noche del lunes en el municipio fronterizo de Díaz Ordaz, fue liberado la tarde de ayer del edificio de la Policía Ministerial del Estado por un comando armado que vestía ropa militar.
El grupo, de cerca de 30 sujetos, copó y amedrentó a los policías estatales que custodiaban a Hernández y se lo llevó.
El hecho ocurrió alrededor de las 18:30 horas en el edificio de la Policía Ministerial, en las calles Zacatecas y Saltillo de la Colonia Rodríguez.
A menos de 24 horas de su arresto en el municipio de Díaz Ordaz, el “M-27” fue “rescatado”.
Los agentes del Grupo de Operaciones Especiales (Gopes) lo detuvieron en Díaz Ordaz el lunes tras repeler sus disparos, después de su arresto hubo bloqueos e incendio de llantas en carretera a Reynosa para impedir su traslado.
Hubo versiones de que el líder de los Metros del Cártel del Golfo, “El Primito”, ofreció un millón de dólares a los Gopes para que soltaran a su principal lugarteniente, el “Comandante Calamardo”, pero los Gopes tenían como objetivo entregarlo a la FGR por presuntamente ser el autor intelectual del ataque al grupo de indocumentados en Camargo, el 22 de enero pasado, donde murieron 19 personas, 16 de ellas guatemaltecos.
La fuga del “M-27” se da en medio de una cruenta lucha entre grupos delincuenciales por el control de las aduanas fronterizas, el tráfico de droga, secuestros y tráfico de indocumentados en Tamaulipas.
La tarde del martes, Hernández fue trasladado del edificio de la Policía Ministerial del estado al edificio de Justicia de Reynosa, donde rindió declaraciones, y a su regreso, según la versión oficial, al ingresar al edificio, el comando armado entró a “rescatarlo”.
Otra versión que circuló ayer es que el comando armado copó a la patrulla ministerial que lo trasladaba, obligándolo a baja, para llevándoselo en una ambulancia que habían robado media hora antes.
En la calle Zacatecas, enfrente del edificio de la Policía Ministerial, había diversos casquillos percutidos, del tiroteo entre el comando armado y los policías ministeriales que les hicieron frente.
Los Metros son la célula delictiva principal del Cártel del Golfo (CDG) en Reynosa y la zona ribereña, y es en la llamada frontera chica donde el “M-27” era el mando principal, mientras que el líder es César Morfín, “El Primito”.
El “M-27” controlaba en la región desde el tráfico de indocumentados hasta el paso de cargamentos de drogas y contrabando en alta escala.
Según las autoridades, está vinculado con los principales ataques a las fuerzas del orden federales y estatales, organiza retenes y emboscadas y tumba cámaras del sistema de video-vigilancia.
La FGR investiga la masacre de 19 indocumentados en Camargo, Tamaulipas, entre ellos 16 guatemaltecos, donde presuntamente intervino el “M-27”.
Previo a su arresto, una unidad militar que patrullaba el municipio de Díaz Ordaz encontró un paraje donde presuntamente acampaba algún grupo armado, pues encontraron 40 cargadores para armas largas y diversos cartuchos útiles.