Alejandro León
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- “Clarita” es una perrita que fue rescatada en las pistas del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles, mientras arrastraba las patas traseras, con las orejas mutiladas, lesiones y cicatrices en todo el cuerpo.
El animal fue llevado a un refugio que habilitó el Ejército en el Campo Militar número 37 de Santa Lucía, el cual edificó con materiales reciclados de la construcción del Aeropuerto y fue adaptado en un kinder desocupado.
La iniciativa surgió debido a la gran cantidad de perros callejeros que han encontrado trabajadores en las obras de la terminal aérea, en Estado de México.
Las cuidadoras de “Clarita” suponen que era explotada para reproducción. Después de dos meses de terapias, la perrita se sostiene, poco a poco, en cuatro patas y comienza a caminar.
Desde mayo, al refugio han sido llevados aproximadamente 130 perros, de los cuales, varios han sido adoptados por la población en general mediante la página de Facebook, Los Perritos de Santa Lucía.
Los animales reciben un nombre de acuerdo con sus personalidades, como el caso de “El Triste”, en alusión a la canción de José José. Ese can no se dejaba tocar y lloraba frecuentemente pero, hoy en día, disfruta la convivencia.
Los perros rescatados también fungen como animales de compañía de personas con discapacidad o adultos mayores. Incluso, dos de los canes están en una etapa de prueba en dependencias de Gobierno para que detecten enfermedades a través del olfato.
También, se tiene previsto que los animales de carácter dócil ayuden a tratar el estrés de vuelo de los tripulantes de aviones.
Pamela Díaz, coordinadora del refugio, detalló que cuando los canes rescatados son violentos o no están acostumbrados a convivir con personas, el proceso de rehabilitación se prolonga.