Staff
Agencia Reforma

CDMX.- El mexicano Sergio Pérez rescató la quinta posición en el Gran Premio de la Toscana de la Fórmula Uno.
Un auto con poca potencia, la falta de ritmo y la exigencia de la pista de Mugello, obligaron al piloto de Racing Point a exprimir todo su potencial y aferrarse al top 5 en la accidentada carrera. Sergio Pérez y 11 pilotos más recibieron esa llamada de atención por parte de los comisarios de la carrera, quienes determinaron que la principal causa del accidente en la recta principal de Mugello en la rearrancada, tras la bandera roja en la vuelta siete fue la inconsistencia de algunos pilotos en la aceleración y frenado desde la última curva (15) hasta la recta de boxes.
El incidente no afectará en los puntos de su superlicencia.

“Una carrera súper complicada, llegar quinto es con un ritmo tan malo como el que tuvimos en el primer stint, llegamos demasiado lentos, el balance estaba muy mal, creo que nos hemos guiado por el auto de Lance y al final era mucha la diferencia con la mejora y yo sin la mejora.
“Al final nos equivocamos en el primer stint, después lo corregimos para el segundo y tercero, pero al final no tenía el ritmo que necesitaba, estaba en posición de pelar por el podium pero no tuve nunca ritmo”, comentó el tapatío al término de la competencia.
El choque de Lance Stroll a escasas vueltas del final, dejaron a la deriva la estrategia de la escudería rosa, por lo que su única esperanza era que “Checo”, quien sumó 10 unidades a la causa.
“En días malos sacar 10 puntos para el campeonato siempre es bueno”, finalizó.