Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- De las 327 obras de infraestructura hospitalaria abandonadas por el Gobierno anterior, la Administración actual suspendió 149 y sólo rehabilitará 178, según el primer informe de actividades del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

De acuerdo con el reporte, la Administración pasada dejó inconclusos 217 centros de salud y 110 hospitales, de los cuales el Gobierno ya rehabilitó 72, de los cuales 54 son centros de salud y 18, hospitales.

Mientras que hay 106 obras en proceso de rehabilitación: 56 centros de salud y 50 hospitales.

“En 2018, el País mostraba serias deficiencias en la infraestructura para la atención a la salud, destacando 327 obras abandonadas.

“Al no concluir las obras hospitalarias se afectó seriamente las capacidades de diagnóstico y tratamiento ambulatorio de la población, así como de referencia a la atención especializada de quienes lo requieran, sobre todo en comunidades alejadas y marginadas”, advierte el informe.

De acuerdo con el Insabi, en 2020 se tomaron diversas acciones como la reorganización de los proyectos de obra en curso, luego de la evaluación física de la situación de cada una.

Hubo además la formalización de terminación anticipada de algunos contratos; reuniones con las áreas normativas y contratistas para definir condiciones contractuales para concluir las obras; avisos de irregularidades al Órgano Interno de Control correspondiente, y la gestión de recursos para financiar la conclusión de los trabajos de infraestructura y equipamiento.

El Insabi denunció que el Seguro Popular era un organismo desconcentrado de la Secretaría de Salud con un enfoque financiero y no de prestador de servicios de salud y no contaba con un área destinada a la infraestructura hospitalaria; por lo tanto, su función consistía en transferir recursos a las 32 entidades, a través de las diversas fuentes de financiamiento, para realizar los procesos de contratación y ejecución de obras.

“Lo que ocasionó que más de 300 establecimientos de salud se encontraran en abandono total”, se indica.

En tanto que el Insabi tiene como una de sus atribuciones principales la rehabilitación, mantenimiento y construcción de establecimientos de salud en el País.

“El Insabi, a través de la Unidad de Coordinación Nacional de Infraestructura y Rehabilitación de Establecimientos de Salud (UCNIRES), realiza el fortalecimiento de la red de salud, así como, coadyuvar en el ámbito de la gestión de la salud en incrementar, preservar, mantener, recuperar y rehabilitar la salud individual y familiar, actividades enfocadas en mejorar la calidad y esperanza de vida de la población, a través del mejoramiento de la infraestructura de salud”.