Tras la publicación de diversas tesis de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en materia de transporte aéreo, el especialista Salvador Farías Higareda señaló que el consumidor del servicio de transporte aéreo está en una categoría de especial vulnerabilidad por diversas razones.
Esto responde a la dinámica del mercado de servicios aéreos en el país y en el mundo. Por tal motivo, es imperante la intervención del Estado para proteger a esta especial categoría de consumidores, de acuerdo con lo previsto en el Artículo 28 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Detalló que además del sobreprecio en las tarifas aéreas a causa de la ausencia de un ambiente competitivo los pasajeros enfrentan “los procesos de despersonalización en los procedimientos de información, compraventa, disfrute del servicio, atención al cliente post venta y eventual reclamación por la prestación defectuosa del servicio”.
Farías Higareda consideró que el esquema de compensación presente en la ley tiene fines preventivos, paliativos y compensatorios que incentivan la prestación de un servicio de mejor calidad, pues las aerolíneas tratarán de evitar cualquier retraso o cancelación, y contrarrestan la asimetría entre el consumidor y el proveedor que se da en esta relación comercial. Añadió que de no existir este sistema, el pasajero quedaría a expensas de lo determinado por la aerolínea.
“Estas medidas tienen por objeto compensar la afectación en los intereses de los pasajeros que ven frustrados sus proyectos construidos precisamente a partir de lo establecido originalmente en el contrato, en particular, a partir de la hora de salida o llegada del vuelo en términos del boleto original”.

¡Participa con tu opinión!