Dulce Soto
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El País necesitaría invertir, al menos, 6 mil 409 millones de pesos más para igualar el promedio de pruebas diagnósticas de Covid-19 que aplican los países de la OCDE.

De acuerdo con un análisis del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP, A.C.), esa cifra sería únicamente para comprar más pruebas de detección de coronavirus.

El organismo recordó que México es uno de los países que menos pruebas aplica, con 0.4 por cada mil habitantes.

En contraste, Islandia es la nación con más pruebas aplicadas, con 134.9 por cada mil habitantes, seguida de Luxemburgo, con 64.6.

Entre los países con más contagios y decesos por Covid-19, destacan Italia, que ha realizado 29.7 tests por cada mil habitantes; España, con 28.6, y Alemania, con 25.1.

“La política de respuesta inmediata debe centrarse en la disponibilidad de suficientes pruebas de diagnóstico y suministro de emergencias”, detalla.

Además, de acuerdo con el estudio, México podría gastar en la atención de la pandemia 117 mil 31 millones de pesos, los cuales tendrían que ser adicionales al presupuesto aprobado en 2020 para salud.

La cifra incluye la contratación de personal sanitario, que se estima en 14 mil 210 millones de pesos; la compra de insumos médicos, con 6 mil 409 millones de pesos, y una inversión calculada en 96 mil 412 millones de pesos para habilitar camas temporales para los pacientes con Covid-19.

Ante este panorama, Judith Méndez, autora de la investigación y especialista en finanzas públicas y salud, concluye que en el País el reto de financiar el sistema de salud se acentuó durante la pandemia, debido a rezagos acumulados en los 10 años previos; sin embargo, advierte, no terminará al concluir la contingencia.

“En 2020, la brecha presupuestaria supera los 3 puntos del PIB y se refleja en las tasas de atención, en el gasto per cápita y en las desigualdades entre subsistemas”, expone en el informe.

Subraya que, además, es necesario mantener los servicios médicos para el resto de las enfermedades, que en algunos países se han interrumpido parcial o totalmente por la emergencia sanitaria.

Aunque en marzo el Congreso aprobó la creación de un Fondo para la Prevención y Atención de Emergencias, de hasta 180 mil 733 millones de pesos, este monto no es exclusivo para el sistema de salud, sostiene.

Por ello, subraya, es necesario crear un programa presupuestario específico para la respuesta al Covid-19, a fin de facilitar la ejecución y el seguimiento de los recursos.

Así como impulsar un sistema de salud sostenible que cuente con un esquema de financiamiento sólido.