Requiere $120 mil para un trasplante de riñón

No tiene el dinero y pide el apoyo social

Ciento veinte mil pesos la separan de ser una persona sana. Su riñón ha dejado de funcionar, pero ya cuenta con un donador; pese a ello, su pobreza le impide someterse a un trasplante; estas líneas apenas pueden describir la grave situación en la que se encuentra Claudia Cecilia Chávez Arámbula, una joven de 22 años, quien desde los 18 empezó un calvario llamado insuficiencia renal.

El maquillaje en su rostro disimula un poco el dolor de su cuerpo, la desdicha de su enfermedad y la tristeza por no poder costear una operación que le salvará la vida y le permitirá cumplir sus sueños.

Su madre fue dotada con muchas virtudes, una de ellas es la cocina, específicamente la repostería, atributo que intenta aprovechar y con la venta de buñuelos intenta conseguir algunos recursos que sirvan para darle salud a su hija.

La insuficiencia renal que padece Claudia se convirtió en crónica, por lo que es urgente que reciba el trasplante del órgano, que será donado por su hermano, es por ello que es necesario que consiga la cantidad de 120 mil pesos para poderse someter a dicho procedimiento en el Hospital Miguel Hidalgo.

El dolor que le produce saberse enferma es mínimo comparado con el de sentirse olvidada, por lo que pide a la ciudadanía en general apoyo económico para poder costear su tratamiento, a ella se le puede localizar en la calle Cerrada Avellaneda número 101 en la colonia Laureles 2 o en el número telefónico 449–210–25–77.

Su juventud se está viendo opacada, está a punto de morir y no de enferma, sino de pobre, sus condiciones de salud le impiden trabajar, y desde hace algunos años tuvo que dejar también las aulas de clases.

La vida no le ha sonreído últimamente, pese a ello, en su rostro hay esperanza, hay certeza y confianza de que en el corazón de las personas aún exista un poco de amor para ayudar al prójimo sin esperar recompensa.