Diana Gante 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La refinería de Dos Bocas podría recibir 116 mil millones de pesos adicionales para concluir su construcción en 2022 e iniciar operaciones regulares en 2023.

De acuerdo con el Plan de Negocios de Pemex 2021-2025, dichos recursos están condicionados y serán cubiertos por el Gobierno federal a través de aportaciones.

“Durante 2021 este importante proyecto requerirá 45 mil millones de pesos y si las condiciones lo permiten, se canalizarían otros 116 mil millones en 2022 para concluir su operación, esperando iniciar operaciones regulares en 2023”, expone el documento.

Dicho proyecto se llevará los mayores recursos de inversión de Transformación Industrial y procesará 340 mil barriles diarios de crudo, a los que se sumarán 200 mil del nuevo tren de refinación en Cangrejera, previsto también en el Plan para el 2024.

En el periodo, Pemex prevé presupuestos de inversión superiores a 300 mil millones de pesos, de los cuales la mayor proporción serán para exploración y producción. Solo en 2022, la inversión será de 471 mil millones de pesos precisamente para concluir Dos Bocas.

En exploración, se anticipa que con estos montos será posible mantener las metas operativas fijadas en 2.2 millones de barriles de crudo diarios para el término del periodo y procesar 1.6 millones de barriles por día.

Para los niveles de producción de petrolíferos, como gasolinas, diesel o turbosina, se contempla que pase de los 996 mil de barriles diarios a un millón 506 millones de barriles diarios para 2025.

El aumento de la producción de hidrocarburos descansa en la estrategia para detonar campos con el apoyo del sector privado bajo el modelo de CESIES, una nueva versión de contratos de servicios petroleros lanzada por la empresa a inicios de la presente administración.

El Plan contempla 25 bloques de contratos bajo este esquema, cinco por año.

En cuanto a la incorporación de reservas 3P (probadas, probables y posibles) por descubrimientos, se espera que pasen de los 750 millones barriles de petróleo crudo equivalente pronosticados para este año, a los 950 millones de barriles de petróleo crudo equivalente a 2025.

La empresa encabezada por Octavio Romero también se plantea una meta de endeudamiento cero en los cinco años, lograr un balance financiero positivo hasta 2024 y fortalecer la posición financiera de la empresa.

La intención es reducir los niveles de deuda para estabilizarla en 105 mil millones de dólares, la cual se mantendrá constante en los cinco años que contempla el Plan.

El pasivo de Pemex cerró el 2020 en 113 mil 200 millones de dólares, por lo que el Gobierno anunció que empezaría a asumir las amortizaciones de deuda, que tan sólo para este año rondan los 6 mil 400 millones de dólares.