Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Las hospitalizaciones por Covid-19 aumentaron 662 por ciento en dos meses en el País, mientras la disponibilidad de servicios, estudios de laboratorio e insumos comienzan a registrar carencias, acusaron pacientes y trabajadores de la salud.
Según la Red Irag, el 1 de junio había 3 mil 66 hospitalizados en camas generales, y dos meses después, el 1 de agosto, sumaban 20 mil 313 pacientes de Covid-19 internados, es decir 6 veces más que hace dos meses.
En el Instituto Nacional de Perinatología y en el Hospital Adolfo López Mateos, del ISSSTE, por ejemplo, pancartas colocadas en rejas, ventanas y hasta en árboles, evidencian las carencias con las que trabajan.
El personal médico demanda principalmente equipo de protección para evitar contagios, pero les falta hasta jabón y gel antibacterial, según lo que exponen en las cartulinas.
“Llevamos año y medio atendiendo pacientes Covid sin ser considerados hospital Covid, sin insumos y sin su apoyo”, “Trabajamos bajo protesta por falta de insumos”, “Señor Presidente necesitamos una partida económica para brindar atención de salud digna”, demandan.
“Trabajamos bajo protesta por falta de insumos”, “La falta de insumos afecta la calidad de atención”, se lee en el área de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales de Perinatología.
Empleados manifestaron que escasean los guantes, gel antibacterial, KN95 y cubrebocas tricapa, pero que incluso ha llegado a faltar cinta micropore, brazaletes, bolsas recolectoras de orina, agua oxigenada, y agujas para tomas de muestras.
“También nosotros somos a los que no querían vacunar, los que no reciben incentivos y no hemos dejado de atender a los pacientes”, reclamó un trabajador.
En el Hospital “Adolfo López Mateos”, del ISSSTE, pacientes acusaron falta de medicamentos e insumos y afirmaron que tienen el problema desde diciembre de 2020, pero que ha empeorado en las últimas semanas.
Las autoridades del hospital confirmaron problemas con el funcionamiento del área del laboratorio e imagenología, pero afirmaron que esta semana se regularizarían.
REFORMA acudió el jueves 29 y constató que faltan insumos tanto de protección personal, como de trabajo, además de que los pacientes deben pagar por sus estudios.
Samara Sánchez, hija de Alejandra Sánchez, paciente que ingresó con síntomas de pulmonía, comentó que le solicitaron comprar dos mascarillas con bolsas de reservorio, cada una de más de 300 pesos.
Teresa Abel Montes tuvo que pagar los exámenes clínicos de su esposo, hasta ese día llevaba gastados más de 800 pesos en estudios básicos de química sanguínea y hemocultivo.
“Nos atrasan mucho los trámites burocráticos, como un traslado que está pendiente desde hace dos días de mi esposo”, agregó.
Personal médico del hospital refirió que carecen de reactivos, azitromicina, oncológicos, trimetroprima con sulfametoxasol, cubrebocas KN95, gel antibacterial, además de que los termómetros están descompuestos.
Este hospital ubicado en la Alcaldía Benito Juárez anualmente atiende a alrededor de 2 millones de derechohabientes.