Martha Martinez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados rechazó la cuenta pública correspondiente al último año del Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Con 31 votos a favor, uno en contra del PRI y dos abstenciones del PAN, las y los diputados aprobaron el dictamen que rechaza la Cuenta Pública 2018 por irregularidades en el uso de los recursos.

Durante la discusión del dictamen que fue enviado a la Mesa Directiva, el secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, Daniel Gutiérrez, indicó que en todo el sexenio pasado no se cumplieron los objetivos de desarrollo nacional ni se logró la mejoría de la calidad de vida de las y los mexicanos, lo cual se traduce en un incremento en los indicadores de pobreza, competitividad, informalidad e inseguridad.

El morenista detalló que en 2018 el Gobierno federal gastó más de 5 billones 611 mil millones de pesos; es decir, 6 por ciento más de lo aprobado para ese año por la Cámara de Diputados.

Indicó que derivado de ese incremento, tanto sólo la Presidencia de la República erogó 3 mil 682 millones de pesos, a pesar de que le fueron aprobados sólo mil 797 millones.

En materia de irregularidades, puso como ejemplo el caso de la Sedatu, que tiene pendientes de comprobación 140.3 millones de pesos, así como del Fondo de Reconstrucción para Entidades Federativas, que de 2 mil 500 millones de pesos revisados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) fueron observados mil 795 millones, entre otras causas, porque no fue posible localizar a damnificados a los que supuestamente se les entregaron recursos para la reconstrucción de sus viviendas.

El legislador recordó que para el ejercicio fiscal 2018, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó mil 807 auditorías y emitió 7 mil 268 observaciones, mismas que derivaron en 10 mil 152 acciones.

El diputado del PRI, Fernando Galindo, dijo que su bancada está a favor de la transparencia, de la rendición de cuentas y de que los funcionarios públicos subsanen las observaciones de la ASF, pero no de los juicios de valor.

“Estamos a favor de la transparencia y que rindan cuentas los funcionarios públicos que ejercieron recursos públicos, si hay observaciones que las subsanen en términos normativos, si incumplieron alguna norma que se castigue, pero no pongamos juicios ni conclusiones que sean falsas”, indicó.

Dijo que, por ejemplo, entre 2012 y 2018 la pobreza se redujo de 45 a 41.9 por ciento, según datos oficiales, en tanto que en materia de empleo, en el sexenio anterior se generaron 4.1 millones de empleo, mientras que en lo que va de la actual se han perdido 470 mil.

“Si con estos datos reprueban las cuentas públicas, pues ya reprobamos también la de este año”, sostuvo.

Galindo señaló que el dictamen también incluye impresiones, como las críticas al fideicomiso Fuerza México por recibir muchos donativos del extranjero. No obstante, precisó que este instrumento es privado, por lo que no recibió públicos.

El dictamen fue remitido a la Mesa Directiva para su programación legislativa.