Víctor Osorio
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los centros de readaptación social de 13 entidades obtuvieron una calificación reprobatoria en la más reciente evaluación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), cuyos resultados fueron presentados ayer.
El organismo advirtió además que en en los centros penitenciarios distritales de Hidalgo, Puebla y Zacatecas prevalece un abandono institucional generalizado que se refleja en las condiciones físicas de la infraestructura, deficientes servicios básicos e insuficiencia de personal, advierte el informe.
El abandono, alerta, ha contribuido a la persistencia de autogobiernos, impunidad y corrupción.
«Se evidencia que el estado en el que fueron encontrados varios centros penitenciarios no sólo obedece a una deficiencia en la asignación de partidas presupuestales específicas, sino también a la falta de compromiso por parte de algunos gobiernos estatales y municipales y de los sistemas penitenciarios para realizar hasta el máximo de las gestiones posibles para frenar y revertir las deplorables condiciones en las que se mantienen a las personas privadas de la libertad», reprocha.
El Diagnóstico Nacional de la Situación Penitenciaria 2021 evalúa las condiciones en las que operan 250 de las 287 instalaciones carcelarias que existen en el país y que son administradas por autoridades federales, estatales y militares.
Indica que al cierre del año pasado había a nivel nacional 222 mil 369 personas privadas de la libertad.
Reporta que el sistema penitenciario federal obtuvo una calificación promedio de 7.58, en una escala de 0 a 10.
Los centros federales de readaptación social (Ceferesos) peor evaluados fueron los números 7, localizado en Durango, con 6.75, y 11, en Sonora, con 6.72. En tanto, la mejor calificación correspondió al centro femenil Morelos, con 8.52.
En 12 de los 18 Ceferesos se detectaron deficiencias en la atención de adultos mayores e insuficiencia de personal de seguridad y custodia.
Entre los centros de readaptación social (Ceresos) estatales, la calificación promedio fue de 6.2. Resultaron reprobados los de Baja California, Campeche, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Tamaulipas y Zacatecas.
Los peores resultados correspondieron a los de Tabasco, con 4.21; Hidalgo, con 4.5, y Guerrero, con 5.07.
Las irregularidades con mayor incidencia en los Ceresos fueron: inadecuada clasificación de las personas privadas de la libertad; deficiente separación entre procesados y sentenciados; insuficiencia de vías para la remisión de quejas sobre violaciones a los derechos humanos; insuficiencia de personal de seguridad y custodia, y deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones.
Las tres prisiones militares evaluadas obtuvieron calificaciones superiores a 8.5.

¡Participa con tu opinión!