Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- La iniciativa de reforma eléctrica de la llamada Cuarta Transformación (4T) tendría implicaciones negativas sobre la calificación crediticia del sector eléctrico mexicano, advirtió Moody’s Investors Service en un análisis.
«Disminuiría la transparencia operativa (del sector), disuadiría la inversión privada en generación, desincentivaría la generación renovable y probablemente aumentaría el costo general de la electricidad», señaló la calificadora.
«(Y) aunque el Gobierno de México podría subsidiar el aumento de costos», apuntó, «los subsidios existentes han aumentado significativamente en los últimos años».
Moody’s destacó que si la reforma se aprueba desencadenaría disputas legales internacionales, al afectar la competitividad de la inversiones extranjeras y apartarse de las prácticas regulatorias acordadas en tratados internacionales.
Alertó, además, que el enfoque de la reforma en la capacidad existente basada en combustibles fósiles propiedad de la CFE aumentaría la exposición de México a la volatilidad de los precios del gas natural.
El fenómeno del vórtice polar en febrero del 2021, recordó la calificadora, provocó un déficit en el suministro de gas natural y disparó los precios, lo que generó un sobrecosto de 2.5 mil millones para la CFE, la mitad de los cuales el Gobierno subsidió a través de una transferencia directa.
Actualmente, Moody’s tiene tanto al Gobierno mexicano como a la CFE en calificación de Baa1, tres escalones arriba del grado de inversión, pero con perspectiva negativa para ambos casos.
A Pemex la tiene en Ba3, ya en categoría de «deuda basura» y alejada tres escalones del grado inversión.