Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador reventó contra quienes pelean por la dirigencia nacional de Morena, pidió mandar al carajo al oportunismo y descalificó a quienes actúan como convenencieros, arribistas, oportunistas y falsarios.
Desde Palacio Nacional, el fundador de Morena advirtió a sus correligionarios que no son indispensables y que, frente al desbarajuste que han provocado por la elección interna, los ciudadanos ya demostraron que son mucho pueblo para tan pocos dirigentes.
Aunque había asegurado que no se metería en asuntos partidistas, lamentó que Morena haya sido incapaz de resolver el relevo.
“Al carajo con el oportunismo, con la antigua forma de hacer política. Dejo a un lado la investidura: llevan los dirigentes de Morena, de mi partido, no sé cuánto tiempo sin resolver lo de la dirigencia, como más de un año, enfrascados. Y si hacen las encuestas, se le pregunta a la gente, si fueran las elecciones, por qué partido votarías, ese partido está hasta arriba, o sea es mucho pueblo para tan poco dirigente, con todo respeto”, soltó.
“Porque no hay dirección, hay un desbarajuste, sin embargo, el pueblo tiene otra idea. Ojalá y los dirigentes estén a la altura del pueblo, eso sería mejor, pero. también. Por qué lo digo, para que no estén pensando de que son indispensables, insustituibles, afortunadamente Morena es pueblo”.
El regaño del tabasqueño se registró luego de varios meses de confrontación entre los grupos que buscan quedarse con la dirigencia morenista.
Los aspirantes a la presidencia y la secretaría general han cruzado acusaciones por violaciones estatutarias, involucramiento de gobernadores y gastos excesivos de campaña.
Además, tras llevarla disputa a los tribunales, la pelea alcanzó al gabinete presidencial, luego de que uno de los contendientes amenazó con expulsar de Morena al Canciller Marcelo Ebrard y otros aspirantes acusaron operación política del Jurídico de Presidencia, Julio Scherer.
En este marco, AMLO reprochó que los partidos políticos sean usados como franquicias por “ambiciosos vulgares” que sólo buscan “encaramarse en los cargos” para sacar provecho político y económico.
“No es buen dirigente el individualista, el egoísta, es un convenenciero, un arribista, un oportunista, un falsario y ya basta de eso”, exigió.
Sin mencionar nombres de los contendientes, advirtió que las bases morenistas no están al pendiente de entrevistas o discursos vacíos.

‘No usen mi nombre’
Al ser cuestionado sobre versiones de que el Consejero Jurídico, Julio Scherer, cabildeó, en su nombre, ante el Tribunal Electoral federal, para echar por tierra el proceso interno, López Obrador dijo no tener información sobre el tema, pero en caso de que sea cierto, dijo, esas supuestas gestiones fracasaron, ya la elección por encuesta sigue en marcha.
“No intervengo en esos asuntos y no soy de dos caras, no soy hipócrita, y hay que ver si es real, si es cierto que Julio se reunió con estos consejeros. Desde luego, no se debe de utilizar mi nombre, pero le tengo confianza a Julio y hay que esperar a que él aclare”, indicó.