Óscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Con nueve Ediles asesinados en el actual sexenio, asociaciones de Alcaldes reclamaron a la Federación el retiro de recursos en seguridad, el centralismo gubernamental y la falta de coordinación para enfrentar al crimen organizado.
El Alcalde priista de Apodaca, Nuevo León, y titular de la Federación Nacional de Municipios de México (Fenamm), César Garza Villarreal, afirmó que ninguna de las estrategias de seguridad actuales benefician al fortalecimiento municipal.
Al contrario, enlistó que para el próximo año no van a contar con los recursos del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), subsidio que se otorga a los municipios y, en su caso, a los estados, para implementar estrategias en seguridad.
“Es muy fácil hablar de delincuencia organizada con el blindaje que te da ser Presidente o Gobernador, pero el fenómeno de la delincuencia organizada no se ve igual cuando los enfrentas sin recursos, en zonas rurales”, dijo a REFORMA.
“Éste es un Gobierno centralista, todo quieren operarlo desde la República, minimizando a los estados y olvidando a los municipios. La ‘4T’ ha resultado un desastre para los municipios, ésto ha sido reconocido por propios morenistas, que han padecido indiferencia y deterioro de finanzas”.
Garza Villarreal aseguró que la fortaleza de los grupos criminales en armamento, dinero y despliegue es mayor al de las policías municipales, las cuales no tienen capacidad para operar en contra de estas organizaciones.
“Podemos contener el orden público, el delincuente común, pero no estos comandos con armas de alto impacto, con nóminas, recursos, gana más semanalmente un miembro del crimen que un policía, le es más redituable trabajar para mañosos que para la autoridad municipal”, aseveró.
El panista Enrique Vargas del Villar, Edil de Huixquilucan, Estado de México, y titular de la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac), señaló que el próximo año será más peligrosa la labor de los munícipes sin el Fortaseg.
“Los grupos criminales tienen más recursos, y nosotros tenemos cada vez menos, el retiro del Fortaseg va en contra de los ciudadanos porque el dinero se ocupaba en patrullas, balas, armamento, exámenes de control de confianza”, explicó.
“La mayoría de los presidentes municipales no tiene ninguna relación con sus Gobernadores y menos con el Gobierno federal, nosotros desde Anac tenemos mucho tiempo solicitando al Gobierno federal una línea directa con la Secretaría de Gobernación para que si hay algún riesgo de amenazas puedan actuar inmediatamente. No lo hemos logrado”.
REFORMA publicó ayer que en el actual sexenio matan a un Alcalde cada 78 días, mientras que con Enrique Peña Nieto asesinaron a 30 Ediles, un promedio de uno cada 73 días, y con Felipe Calderón a 29, uno cada 75 días.