Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Luego de que la Secretaría del Medio Ambiente (Semarnat) afirmara que los «pseudoambientalistas» que se manifestaron en contra del Tren Maya no han protestado por el crecimiento indiscriminado de granjas porcícolas en Yucatán, más de 20 pueblos mayas acusaron que, en realidad, esa dependencia no ha hecho nada ante sus denuncias, por lo que pidieron al Presidente Andrés Manuel López Obrador visitar la zona y constatar las afectaciones.
«Es preciso recordarle que, de los múltiples viajes que el representante del Ejecutivo y su comitiva han hecho a la Península de Yucatán, en ninguno de ellos se ha posicionado sobre el tema (de las granjas porcícolas gigantescas) o reunido con las comunidades afectadas por esta industria para escucharnos y atender nuestras peticiones al respecto», indicaron los mayas en una carta dirigida al Mandatario y a la titular de la Semarnat, María Luisa Albores.
«Tampoco hemos tenido respuesta de la encargada de Semarnat, a pesar de que le hicimos una invitación expresa a finales del año pasado para reunirse y escuchar a los pueblos afectados por la industria porcina», añadieron.
En la carta, organizaciones como el Comité maya de Homún, el Consejo Maya del Poniente de Yucatán, el Colectivo Cantukún y el Comité Vecinal de Yaxkukul afirmaron que 21 pueblos han denunciado las afectaciones ambientales, sociales, culturales y territoriales de la industria porcícola a gran escala, incluso con una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sin que ninguna autoridad los haya escuchado.
Por lo anterior, se dijeron asombrados luego del comunicado de prensa del 25 de marzo en el cual, para desacreditar a los ambientalistas que protestan por las afectaciones del Tren Maya, la Semarnat preguntó: «¿Dónde estaban los pseudoambientalistas cuando hace años empezó la verdadera devastación en el sureste de México (cuando) se permitió el crecimiento indiscriminado de granjas porcícolas?».
«Nos sorprende esta afirmación, no porque no sea cierta, sino porque hasta la fecha son nulas las acciones que desde el Ejecutivo Federal (y del estatal) se han implementado para detener esta actividad que afecta gravemente a nuestros pueblos», respondieron los pobladores mayas en su carta.
Las organizaciones reiteraron su invitación al Gobierno para que se reúnan con los pueblos afectados y que especialmente los visiten entre el 6 al 13 de abril en el pueblo de Homún, Yucatán, donde desde hace seis años enfrentan la instalación de una mega granja de 49 mil cerdos.
«Nosotros y otros pueblos que viven los impactos de esa industria queremos entablar una mesa de diálogo sobre las acciones que se deben llevar a cabo para proteger el agua, el medio ambiente, la salud y nuestros derechos como pueblo maya. Esperamos que las autoridades y dependencias además tomen las acciones correspondientes para garantizar nuestros derechos», afirmaron.
Organizaciones ambientales sostienen que las granjas porcícolas instaladas a lo largo de la Península de Yucatán invaden Áreas Naturales Protegidas (ANP), contaminan el agua, afectan el ecoturismo de los cenotes, generan deforestación en la selva maya y violentan los derechos humanos de pueblos indígenas.

¡Participa con tu opinión!