Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador reprochó ayer las expresiones de racismo y clasismo que se registran en México, sobre todo a raíz de la decisión de otorgar asilo al exmandatario boliviano Evo Morales.
“Duró mucho tiempo el periodo neoliberal, el periodo de saqueo, de pillaje y quedaron mal acostumbrados y quisieran regresar por sus fueros. Es normal, así es el conservadurismo: clasista, racista, corrupto, hipócrita”, señaló.
En conferencia, López Obrador minimizó las críticas, celebró que sus principales propuestas ya estén plasmadas en la Constitución y aunque confió en que los conservadores no logren regresar al poder, hasta invocó a Dios para impedirlo.
“Que hasta en el peor de los casos, me voy a persignar, cruz, cruz, cruz que se vaya el demonio y que venga Jesús, o toco madera, que regrese la maleantada al gobierno, que regresen los conservadores, los que se sentían dueños de México, corruptos, clasistas, racistas, desleídos, que ya no puedan.
“¿Cómo van a modificar la Constitución para que siga habiendo impunidad y para que sigan robando si ya la corrupción es delito grave?, ¿cómo le van a hacer para modificar lo de la revocación del mandato?”, cuestionó.
Al hablar sobre el tema, relató una anécdota que vivió cuando era Jefe de Gobierno de la Ciudad de México y acudió a la zona de Santa Fe para para participar en un acto, realizado en una glorieta, donde se colocó la réplica de una cabeza olmeca, donada por el Gobierno de Veracruz.
“Estábamos ahí como en un aparador, expuestos. Ya había yo terminado, ya era nada más cantar el himno nacional. De repente pasa una señora en un carro elegante y me ve y va, va, va y baja el vidrio y grita: Andrés Manuel, eres un naco'”, soltó.
“Eso hay, es muy propio todavía de las actitudes, todavía se padece de eso en nuestro País, se oculta, pero hay racismo”.

Un buen gobernante
López Obrador defendió su decisión de otorgar asilo a Morales, a quien calificó como un buen gobernante.
“Nosotros cumplimos con un deber político y moral, hicimos lo que consideramos justo y humano, y tampoco tengo nada que ocultar. Y respeto al presidente de Bolivia, Evo Morales, para que les dé comezón”, respondió ante preguntas sobre un posible encuentro.
“Y lo considero un buen gobernante, esa es mi opinión, aunque esto no es lo que nos llevó a tomar la decisión que tomamos. Se le dio asilo, porque estaba en peligro su vida y teníamos que actuar de manera consecuente”.
López Obrador defendió la gestión de Morales en Bolivia, al asegurar que no sólo combatió la pobreza, sino que generó crecimiento económico.
“Estos que tienen obsesión por el crecimiento económico, no tú, ¿eh? ¿saben cuánto fue el crecimiento económico en Bolivia? En promedio, cuatro por ciento, de los más altos de América Latina en todo un periodo. Pero no sólo fue crecimiento, fue desarrollo”, indicó.
“Así como ahora nosotros tenemos 60 millones de mexicanos viviendo en la pobreza, cuando llegó Evo había 60 por ciento de bolivianos viviendo en la pobreza”.
Tras confirmar que se hospeda en un inmueble del Gobierno mexicano, se lanzó contra quienes han preguntado sobre los gastos que implicará la protección a Morales.
“Lo demás es menor y mezquino: que quién paga los gastos, que por qué se les da casa y alimentos y cosas por el estilo, que demuestran una actitud muy elemental, muy propia del conservadurismo”, indicó.

¡Participa con tu opinión!