José Miguel Machorro, el cura que fue atacado en la Catedral Metropolitana el pasado 15 de mayo, se encuentra hospitalizado y su estado de salud se reporta como crítico por una infección derivada de una bacteria.

Así lo informó el padre Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México, quien refirió que su salud fue empeorando en el transcurso de esta semana.

“Malas noticias, está muy mal. En la mañana pude hablar con su hermano y se encuentra muy grave. De un día para otro se agravó”, dijo.

Señaló que Machorro actualmente está hospitalizado en Tehuacán, Puebla, a donde se trasladó el 1 de julio para recuperarse bajo el cuidado de sus familiares tras ser dado de alta en la Ciudad de México.

Valdemar apuntó que aunque los curas han propuesto que Machorro sea referido a un hospital de la capital para recibir mejor atención, los médicos poblanos se han negado al señalar que el traslado implica un alto riesgo.

“Se ha pensado incluso trasladarlo a la Ciudad de México, pero pues está tan debilitado que se teme que no pudiera aguantar el traslado”, expuso.

Las razón de su estado, abundó, es una infección gástrica, que podría ser consecuencia de la puñalada que recibió en el tórax.

“Ha tenido un problema gástrico, pero se le ha vuelto una diarrea muy fuerte. Al parecer es una bacteria o algo que lo está provocando, que no le han podido contener, ya tiene varios días, se ha debilitado muchísimo y lo tuvieron que hospitalizar ahora en Tehuacán”, precisó.

“Todo se le ha venido complicando, todo es consecuencia del atentado”, indicó.