Cortesía Europa Press
Agencia Reforma

MADRID, España.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya no tiene síntomas de la COVID-19 y, según su médico, Sean P. Conley, está “extremadamente bien” tras recibir el lunes el alta hospitalaria, que precedió a un controvertido retorno a la Casa Blanca en el que el mandatario no dudó en quitarse la mascarilla.

Conley ha explicado en su último parte que se ha visto este mismo martes con Trump en su residencia oficial y “no presenta síntomas”, después de que los médicos reconociesen que tras el contagio sí tuvo algunos como fiebre. Los signos vitales continúan “estables”, con una saturación de oxígeno de entre el 95 y el 97 por ciento.

“En general sigue estando extremadamente bien”, ha dicho el médico, responsable de informar públicamente del estado del mandatario en estos últimos días, en los que las diferentes versiones oficiales hicieron dudar sobre la situación en que permanecía Trump.

El presidente se ha esforzado por restar importancia a la enfermedad y este mismo martes ha alegado en Twitter que el coronavirus es “bastante menos letal” que la gripe para “la mayoría de poblaciones”. También confirmó su intención de acudir al segundo debate televisado de la campaña electoral, previsto para el 15 de octubre.

La pandemia del coronavirus ha acabado con la vida de más de 200.000 personas en Estados Unidos y deja hasta la fecha más de siete millones de contagios