Martha Alicia Martinez Paredes
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Siete de cada 10 familias mexicanas reportaron en julio pasado estar preocupadas o enfrentar dificultades para acceder a alimentos, según la encuesta Encovid-19.

El ejercicio, elaborado por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (Equide) de la Universidad Iberoamericana, establece que en junio el 69.2 por ciento de los hogares encuestados reportaron preocupación por contar con alimentos, debido, entre otras causas, a la reducción de sus ingresos o el desempleo.

Un mes después, la cifra aumentó 3.6 puntos, ya que el 72.8 por ciento de las familias informaron tener problemas para acceder a alimentos.

Esto a pesar de que el porcentaje de viviendas que reportaron recibir una o más ayudas del Gobierno o de programas sociales aumentó de 27.2 a 39.4 por ciento.

Según los datos, en dos de cada tres hogares se informó de una reducción en los ingresos desde el inicio del confinamiento por la epidemia de Covid-19, y en uno de cada tres se declaró que esa disminución representó la mitad o más.

La Encovid-19 refleja que entre junio y julio, el número de personas desempleadas se redujo en dos puntos porcentuales gracias a la informalidad.

En ese periodo, el número de personas desempleadas, “descansadas” sin goce de sueldo o que no pudieron salir a buscar trabajo por la contingencia sanitaria pasó de 5.5 millones a 4.4 millones, que equivale al 8.3 por ciento de la población económicamente activa.

La mayor recuperación se ha dado en el sector informal, que en tres meses acumuló una reducción del 10 por ciento en materia de desempleo.

De acuerdo con la Encovid-19, en mayo la desocupación en el sector informal era de 18.4 por ciento, en junio pasó a 12.3 y en julio representó el 8.9 por ciento.

En el sector formal, la desocupación descendió apenas 2.8 puntos porcentuales, al pasar de 10.3 por ciento en el mes de mayo a 7.5 por ciento en julio.

En materia de salud, la Enconvid-19 señala que la población que se declaró preocupada por una posible afectación a su salud por Covid-19 subió de 45.7 a 60.4 entre junio y julio.

A pesar de ello, sólo el 78.6 por ciento reporta usar cubrebocas cuando sale de casa, y el 29.1 por ciento afirma que todas o casi todas las personas de su comunidad lo usan en espacios públicos.