El Obispo José María de la Torre Martín lucha por su vida y en todos los templos se realiza una cadena de oración, por su pronta recuperación.

Se trata de otra víctima del COVID y aunque está intubado para ayudarlo en el proceso de oxigenación, se reporta grave, pero estable; lo atienden en el Hospital Hidalgo.

El P. Rogelio Pedroza González, vocero oficial de la Diócesis de Aguascalientes, agradeció a las familias que están al pendiente de su salud y que diariamente oran por su recuperación.

Lamentó que en redes sociales y otros medios, se manejen informaciones falsas, que confunden a la gente, que causan mucho dolor; ya que en varias ocasiones se ha informado de su muerte, cuando los médicos que lo atienden hacen todo lo necesario para mantenerlo estable.

Pidió a los fieles no dejarse llevar por falsos rumores, falsas noticias; “la Diócesis informará, mediante circulares oficiales, los cambios que se registren en la salud de monseñor; todos estamos rogando por él”, destacó.

Por su parte, el P. Salvador Vargas Cruz, encargado de la Pastoral de la Salud, dijo que ante la imposibilidad de los sacerdotes, de acompañar a las familias de enfermos graves por COVID, debido a las restricciones de la pandemia, se publicó un folleto que orienta sobre la asistencia que los propios familiares deben dar al paciente.

Se les explica el rito que deben realizar para la comunión de los enfermos por parte de un laico autorizado por su párroco, a fin de que se dé la comunión espiritual.

Y para que sean expiados los pecados, los enfermos deben estar verdaderamente arrepentidos; sólo deben hacerlo en su interior, no divulgarlos, porque se trata de algo muy personal.

También se explican las oraciones que deben realizarse por los difuntos; la guía se puede conseguir en las propias parroquias y se denomina “Cómo acompañar a un enfermo en tiempos de COVID-19”.