Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En el primer bimestre del año la organización civil Causa en Común contabilizó 895 atrocidades contra la población que dejaron 963 víctimas, principalmente por tortura, inhumaciones clandestinas, calcinamiento o masacres.

Los estados donde se reportaron este tipo de atrocidades fueron Jalisco, con 52, seguido por Guanajuato, con 48; Veracruz, con 35; Guerrero, con 33, y Sonora, con 25.

Los estados con el menor número de noticias sobre atrocidades fueron Yucatán, con dos, y Durango, Coahuila y Baja california Sur, con uno cada uno, refirió Causa en Común, que realizó el conteo y clasificación de estos eventos con información de fuentes periodísticas.

Los estados con más víctimas de atrocidades registradas fueron Guanajuato, con 120; Jalisco, con 98; Chihuahua, con 69; Zacatecas, con 66, y Michoacán, con 59.

En tanto que las entidades con el menor número de víctimas de atrocidades fueron Aguascalientes, con 4; Yucatán, con 2, y Coahuila y Baja California Sur, con una cada uno.

En enero, establece el reporte, la atrocidad que más se registró fue la tortura con, al menos 86 casos, mientras que en febrero fue el hallazgo de cuerpos y restos en fosas clandestinas con, al menos 83.

También resaltó que el registro de asesinatos de actores de relevancia política pasó de cuatro víctimas en enero, a 10 en febrero, acumulando 14 en lo que va del año.

En enero, Causa en Común sumó 51 masacres mientras que en febrero contabilizó 32.

En esa secuencia, sobre el asesinato de niñas, niños y adolescentes, contó 40 y 32 casos, respectivamente.

Además, acumuló 115 casos de calcinamiento, 65 en enero y 50 en febrero, entre los que destacan los 19 cuerpos hallados en Tamaulipas, de los cuales 16 eran migrantes de Guatemala.

“Para el presente trabajo, se considera como ‘atrocidad’ el uso intencional de la fuerza física para causar muerte, laceración o maltrato extremo; para causar la muerte de un alto número de personas; para causar la muerte de personas vulnerables o de interés político, y/o para provocar terror”, explicó la agrupación civil.