Salvador Rodríguez López

Cada año, para estas fechas, llega puntual la noticia que puede ser halagüeña o fatal para los trabajadores, según sea el ramo en que están, pero por lo pronto se anuncia que el próximo reparto de utilidades será exiguo, como resultado que 2018 fue un mal año económico.

Es una prestación esperada por la fuerza laboral, por lo que siempre confían que la cantidad a recibir sea mayor que la anterior, pero esto depende de varios factores, principalmente que la empresa haya tenido buenas ganancias.

Al ser el automotriz el sector laboral más importante en el estado se toma como pauta para los demás, por lo que a decir del dirigente sindical Rogelio Padilla de León, será menor la cantidad a distribuir, debido al fuerte descenso que registró el año pasado las ventas de automotores, lo que inevitablemente perjudica a los trabajadores.

Es un asunto complicado como viene la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU), afirmó el líder, al vislumbrar una baja con relación al ciclo anterior. Dijo que en algunos casos sí obtuvieron ganancias “pero lamentablemente va a haber otras que están por debajo y tal vez vaya a haber algunas que no generen nada”.

Lo que se propone como sindicato es abogar ante los empresarios que los empleados que no obtendrán ese beneficio se les entreguen un bono a cada trabajador, a manera de gratificación, en lo cual “estamos siendo muy cuidadosos para que no se rompan los equilibrios, porque si generamos una compensación y luego viene una desestabilización con la empresa”, lo que resultaría  negativo para los trabajadores ya que en vías de recapitalizarse tendría que reducir el número de empleos.

Para evitar poner en riesgo a las empresas y los puestos de trabajo, Padilla de León exhortó a los trabajadores de la industria automotriz “a entender y aceptar que los ciclos son diferentes y hoy lamentablemente, aunque habrá una derrama económica por concepto del PTU, este no va a ser como en otros años”.

Lo que hacen las organizaciones sindicales es solicitar a la Secretaría de Hacienda una copia de las declaraciones que presenten los patrones y ahí determinar los pasos a seguir, en particular si hay evasión en el pago o es inferior a lo que corresponde, que de ser así se harán las impugnaciones correspondientes.

Está claro que en Aguascalientes por regla general las empresas actúen con transparencia en materia fiscal y aquellos que se salen de la norma los trabajadores tienen mecanismos que les permite exigir lo que en derecho les corresponde.

La entrega de utilidades tiene como fecha límite el 30 de mayo para las personas morales y el 29 de junio del mismo año para las personas físicas y que corresponde al 10% de las utilidades obtenidas por la empresa en el año anterior y se reparte en dos partes iguales, la primera será a todos los trabajadores, de acuerdo a los días trabajados, y la segunda será en proporción al monto de salario devengados por cada trabajador.

De acuerdo a lo que señala la ley los que no están obligados a pagan el PTU son las empresas de nueva creación, las empresas sin fines de lucro, el Seguro Social e instituciones públicas sin fines de lucro, y las que tienen un capital inferior al fijado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Tampoco reciben utilidades los trabajadores domésticos, trabajadores eventuales que son aquellos que no llegaron a los 60 días trabajados durante el año y los directores, administradores y gerentes generales.

Rogelio Padilla expresó su confianza que los empleadores que no lograron ganancias destinen una cantidad para su personal, que en otros años ha sido el equivalente de dos a tres semanas, con el entendido que los trabajadores sabrán corresponder con mayor productividad para que el año que inicia sea mejor.

UNIVERSIDAD AL DEBATE

En la proximidad de las campañas a presidentes municipales vuelve a ser motivo de controversia el porqué no se abren las puertas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), para que candidatos y candidatas presenten sus propuestas ante la comunidad universitaria, y con argumentos expresen las razones que motive a votar por ellos.

Al replantear este tema, el vocal ejecutivo estatal del Instituto Nacional Electoral (INE), Ignacio Ruelas Olvera, manifestó “es muy respetable la determinación de la Universidad de no abrirse al tema político electoral, a sus candidatos y debates, pero ya estamos en el Siglo XXI”.

Desde su creación la UAA ha mantenido por norma que la institución no tiene que entrar a la arena política, para supuestamente no “contaminar” el ambiente interno, sin embargo parte de los candidatos son egresados de la propia Universidad y la mayoría de los dirigentes de la Federación de Estudiantes (FEUAA), al concluir el encargo, pasan a ser miembros destacados de los partidos llegándose el caso que se conviertan en funcionarios públicos y legisladores federales o estatales.

Ruelas Olvera sostuvo que podría darle paso a la argumentación política, que el espacio destinado para el debate sea un sitio abierto a la discusión, al diálogo y en el que no exista límites, más que el respeto que se merecen entre sí, “así son las universidades, sin condiciones para participar, para deliberar y para discutir, con el único requisito de respetar al otro”.

Reiteró que las reglas deben adaptarse a los tiempos, por lo que “si estamos en pleno Siglo XXI” hay que hacer los ajustes necesarios y tener presente que “mientras tomamos criterios de no participación, los medios de comunicación informan de mucho más y lo hacen a 360 grados, lo cual habrá que tomar en cuenta”.

De llegarse a dar ese paso, la Universidad será la que defina qué debe hacerse y qué no debe hacerse, siguiendo el modelo de los debates presidenciales, por ejemplo no permitir que se coloque propaganda de los candidatos antes, durante, ni después del debate en las instalaciones; que el espacio destinado al candidato pueda ubicarse su nombre y del partido que representa, además que no se acepten “porristas”, dando paso sólo al análisis y planteamiento que tengan los abanderados, a sus argumentos y contra-argumentos o réplicas por alusiones personales y permitiendo una pregunta del público al o los candidatos, lo que haría un intercambio directo entre el que pide y el que va a dar el voto.

El hecho de que se franquee la entrada a la política no sería más que dar un paso más, al ser una práctica común en las aulas, lo único que cambiaría es que frente a los universitarios los candidatos asuman compromisos que de llegar al cargo y no cumplirlos los jóvenes y sus profesores tengan elementos para restregárselo en la cara.

Queda pues sobre la mesa la exhortación que hace el ingeniero Ignacio Ruelas y sólo falta que a la mayor brevedad la UAA tenga una respuesta.

VOZ DE ALARMA

Aunque lo hizo de manera breve pero fue lo suficiente para estar en alerta. Marta Lilia Medel Hernández, titular de la unidad en delitos en materia de trata de personas de la Fiscalía General del Estado, citó que este delito sí existe en Aguascalientes. Estableció que se da, principalmente, mediante las redes sociales para contactar a la víctima. Los casos que se han presentado por “ausencia” de la persona son inferiores a los que registran en otras partes de la República, pero el sólo hecho que se presente uno y no se localice a la o el desaparecido es para preocupar ya que puede tratarse de una banda dedicada a esa labor. Aunque las autoridades lo consideran como un asunto más, o que el extraviado se fue por su cuenta, es necesario investigar hasta sus últimas consecuencias y aclarar el suceso, antes de que ocurra lo que actualmente tiene lugar con los asesinatos de narcomenudistas.