Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante la falta de infraestructura para distribuir a hospitales e instituciones del sector salud los medicamentos adquiridos por el Insabi y la UNOPS, el Gobierno recurrió al esquema anterior, es decir, a la subrogación de este servicio, el cual recae en tres empresas.

“Están volviendo al esquema de antes. Birmex no tenía la capacidad de distribuir y tuvo que subcontratar a terceros. Al no tener Birmex, ni el Seguro Social, ni el Ejército tienen que recurrir a operadores logísticos”, indicaron fuentes de la industria farmacéutica.

Jorge Alcocer, Secretario de Salud, informó que además de Birmex, las empresas Compañía Internacional Médica (Cimsa), Médica Farma Arcar (MFA) y Vantage serán las encargadas de repartir medicamentos adquiridos en las compras consolidadas.

Enrique Martínez, director del Instituto Farmacéutico, centro de análisis especializado en compras del sector salud, apuntó que la concentración en tres distribuidoras, que aunque tienen experiencia en el ramo, puede originar atorones en el reparto debido a la magnitud de la compra.

Detalló que anteriormente eran 60 empresas las que distribuían fármacos e insumos médicos a los hospitales del sector salud.

“Lo que vamos a ver en los próximos meses son dos procesos de compra consolidada: la de UNOPS y la Insabi. Deben muchas piezas de medicamentos y de material de curación y podríamos estar viviendo un atascamiento ante la posibilidad de que se venga mayor cantidad de desplazamiento de piezas en los próximos meses.

“(Anteriormente) entre 60 se lograba cierta eficiencia para cubrir todas las necesidades de las instituciones participantes en las compras consolidadas, que eran alrededor de 55, ahora son sólo tres distribuidoras para atender 70 instituciones que sabemos que están participando”, apuntó.

Cabe recordar que la actual administración modificó el convenio de compra y distribución de medicamentos e insumos.

Anteriormente, el IMSS, a través de las distribuidoras, compraban y repartían lo adquirido, ahora, con el objetivo de disminuir costos y eliminar prácticas de corrupción, la Administración federal encargó las adquisición de medicinas a la UNOPS y el Insabi.

Sin embargo, el organismo descentralizado de la ONU no se encargará del reparto y debido a que en sexenios anteriores se desmanteló la red gubernamental de distribución y almacenaje de medicinas, el Gobierno federal tuvo que recurrir a la subrogación del servicio.

El director del Instituto Farmacéutico consideró que difícilmente con sólo tres operadores logísticos se resuelve el tema de la última milla, es decir, que se garantice no sólo los grandes desplazamientos a puntos específicos, sino también el reparto a las unidades, hasta la más pequeña y lejana a donde es complicado llegar.