Arturo Solano López, titular del Órgano Superior de Fiscalización, presentó su renuncia al Congreso del Estado con carácter de irrevocable, misma que tras ser analizada en la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, le fue aceptada y surte efectos a partir de hoy.

En un escueto oficio, fechado el 20 de diciembre, pero entregado a la Secretaría General del Congreso local el pasado 16, a las 17:30 horas, Solano López hizo del conocimiento al diputado Jaime González de León, en su calidad de presidente de la Comisión de Vigilancia, su determinación para separarse del cargo, acto que fue aceptado por unanimidad de sus integrantes.

En conferencia de prensa, el diputado González de León afirmó que con esta separación del cargo, no lo exime, de ninguna manera, de alguna posible responsabilidad “penal o administrativa” derivada de su desempeño y de algunos señalamientos de posible corrupción.

Anunció que serán contratados despachos externos para realizar una amplia auditoría al desempeño de dicho órgano fiscalizador, y si se llegase a detectar alguna irregularidad que se presuma como delito, “serán presentadas las denuncias correspondientes ante las instancias precisas para castigar a él o a quienes resulten responsables”.

Por su parte, la diputada del PRI, Citlali Rodríguez González se pronunció por el no linchamiento político del contador Arturo Solano López, y pidió que se lleven a cabo las auditorías que sean necesarias “y si derivado de las auditorías da lugar a alguna responsabilidad, que pague lo que tenga que pagar, pero no antes”, afirmó, luego de que en los últimos días se han señalado insistentemente hechos de presunta corrupción, como gastos excesivos, en contra del hoy ex auditor superior del órgano de fiscalización congresional.

En su intervención, el diputado Guillermo Alanís de León, enfatizó que con la renuncia del contador Arturo Solano no será “un borrón y cuenta nueva”, sino que se habrá de profundizar en las investigaciones para poder llegar al fondo del tema y establecer las sanciones que haya lugar, de acuerdo a las faltas o delitos que se hubieren cometido.

El Congreso actuará de manera muy responsable en el establecimiento de las sanciones que deban aplicarse de acuerdo al desempeño de él o sus colaboradores.

El diputado Jaime González informó que, de acuerdo al reglamento interno del Congreso, el procedimiento para designar al nuevo titular del OSF, la Comisión a su cargo deberá emitir una convocatoria pública mediante la cual, se establezcan las bases para que los interesados en la titularidad del órgano, puedan participar.

Para hacer la nueva designación, una vez emitida la Convocatoria, deberán transcurrir 10 días para que los interesados, tomen parte en el proceso mediante la entrega de los requisitos según queden establecidos en la misma. Después de eso, en los cinco días subsecuentes, será revisada y analizada la información de los interesados y posteriormente deberá conformarse una terna, misma que deberá ser puesta a consideración del Pleno dentro de los tres días siguientes.

El próximo titular del Órgano, deberá alcanzar el consenso de los legisladores, ya que la votación será calificada, es decir, se requieren las dos terceras partes de los diputados, esto es, el voto de al menos 18 diputados para que pueda ser electo.

“Este procedimiento se efectuará a partir del mes de enero y correrá a la par de las auditorías que se le practiquen al trabajo del contador Arturo Solano López”.

Finalmente, y como parte de lo que contempla la propia ley que regula al OSF, ante la ausencia del titular, quedará como encargado del despacho, el director de Auditoría, en este caso el contador Noel Antelmo Ruiz Carrillo.