Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Jaime Rochín del Rincón presentó al Presidente Andrés Manuel López Obrador su renuncia al cargo de Comisionado Ejecutivo de Atención a Víctimas, el cual surtirá efecto a partir del 15 de junio.

A través de una carta, criticó medidas administrativas que reducen la calidad de atención de casos.

“Se necesita fortalecer al equipo de personas asesoras jurídicas preparadas y bien pagadas, en lugar de debilitarlo con medidas administrativas que devienen en la reducción de calidad de la atención de los casos y, por ende, en el agravamiento del complicado camino de las víctimas hacia la justicia”, escribió.

“En suma, es indispensable un compromiso eficaz, ese que va acompañado de las cifras que revelan, más allá de las palabras, las prioridades de un Estado”.

Rochín del Rincón afirmó que entrega una institución que hizo más transitable el camino de las víctimas.

Asimismo, se dijo convencido de que se trabajó con oportunidad, contundencia y, sobre todo, con un profundo compromiso hacia éstas, su dignidad y derechos.

En el texto, el funcionario, nombrado en 2013 frente a la CEAV, reconoció que durante el Gobierno del tabasqueño se lograron procesos que antes eran impensables.

“En los casos de Lydia Cacho, Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo, así como en el Caso Tierra Blanca, se han realizado tanto la reparación integral como la disculpa pública, una medida de satisfacción que establece que hechos como los
ocurridos no volverán a tolerarse”, refirió.

Sin embargo, criticó que a pesar del trabajo realizado, no hay una correcta aplicación de la Ley General de Víctimas.

Consideró también que es momento de que la política nacional de atención a víctimas sea asumida desde una nueva visión.