De manera sorpresiva, la Senadora Martha Márquez Alvarado presentó su renuncia a las filas de Acción Nacional, partido en el cual militó durante los últimos 18 años. Por medio de un mensaje difundido en redes sociales, precisó que su decisión obedece a la falta de rumbo del partido, el cual ha dejado de ser democrático y ha ido perdiendo la esencia democrática.

Márquez Alvarado anunció así su separación del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional (GPPAN), al considerar que la actual dirigencia nacional se ha dejado llevar por el favoritismo, negando la afiliación libremente a las personas que comulguen con sus ideales.

Agregó que no permanecerá más al Consejo Nacional, al Consejo Estatal y a la Comisión de Doctrina. Detalló que los principios del partido se han ido perdiendo, por lo que ya no puede ser parte del mismo, al dejar de lado el combate a la corrupción, la ausencia de posturas claras y el secuestro de una gran institución.

«No puedo continuar en Acción Nacional porque sería cómplice del daño que hoy se le causa a las familias mexicanas. La dirigencia no permite la democracia, la afiliación libremente. Seguiré trabajando para defender, con menos miedo menos violencia y más libertad» concluyó.