Oscar Alejandro Hernández Uscanga 
Agencia Reforma

Tras sufrir un atentado con más de 480 balas hace una semana, José Carlos Ramos Ramos presentó su renuncia como director de la Policía Municipal de Celaya, Guanajuato.

La dimisión entró en vigor este viernes al ser aceptada por Juan José González, secretario de seguridad ciudadana municipal, con lo cual el ahora ex funcionario no duró ni un mes en el cargo policiaco.

El mismo secretario municipal explicó que fue una decisión personal de José Carlos Ramos separarse de las funciones que tomó apenas el pasado 1 de noviembre.

«En ocasiones tenemos que tomar decisiones propias, él tomó una decisión, la cual creo yo es una decisión personal y de alguna manera tenemos que respetarla, valoro el trabajo que realizó, me hubiese gustado que se hubiese quedado, pero son decisiones propias y tenemos que respetar», dijo en rueda de prensa.

«No podemos hablar de que si se ha rebasado la seguridad o no, hay resultados en algunos temas, en otros no tan favorables como quisiéramos, queremos que se vea un resultado más palpable».

Entre los próximos perfiles, añadió, se analizan personas del mismo Municipio, así como de otras ciudades y entidades del País.

El pasado 14 de noviembre, un comando atacó con armas exclusivas del Ejército y Fuerza Aérea al entonces director policiaco, y a dos de sus escoltas en la vía Querétaro-León, en el tramo de Salamanca.

Aunque José Carlos Ramos resultó ileso, sus escoltas recibieron impactos de bala, uno de ellos en la pierna y otro en el rostro, por lo cual fueron hospitalizados.

De acuerdo con información ministerial, en la zona de la refriega se encontraron más de 480 casquillos percutidos, en su mayoría de calibre.223 y también otros calibre .50, los cuales son utilizados para derribar aeronaves.