Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Larry Rudolph, quien ha dirigido la carrera de Britney Spears desde mediados de los años 90, y Samuel D. Ingham III, que ha liderado al equipo legal de la cantante, renunciaron a sus cargos de manager y defensor de la Princesa del Pop, respectivamente.
Rudolph citó el deseo de su cliente de retirarse de la música, e Ingham III porque presuntamente está molesto por las declaraciones que ella dio sobre él en la corte durante su audiencia del 23 de junio.
En una carta obtenida por el portal Deadline, Rudolph les dijo a los tutores legales de Spears (su padre, Jamie Spears, y Jodi Montgomery) que renunciaba a su papel como supervisor de la carrera de la intérprete.
Por su parte, Ingham III se molestó con la celebridad puesto que indicó ante la jueza Brenda Penny que ella no sabía que podía solicitar el final de su carrera, siendo que el abogado presuntamente sí le dijo que era una opción que podía realizarse en su caso, de acuerdo con TMZ.