CDMX.- Continúa el escándalo en la Fundación del Príncipe Carlos, ya que Douglas Connell -quien desde marzo fungía como el director de ésta-, dimitió de su cargo luego de que diera a conocer que la asociación recibió 100 mil libras (poco más de 137 mil dólares) por parte de un empresario ruso.
«Estoy conmocionado y consternado por las noticias en los periódicos de las actividades deshonestas dentro y fuera de la fundación. Yo y otros miembros del consejo de administración no teníamos conocimiento de tal actividad y hemos lanzado una investigación rigurosa e independiente», dijo el funcionario en un comunicado.
De acuerdo con The Guardian, la comisión independiente Scottish Charity Regulator comenzó la investigación luego de que descubriera una carta en la que el Príncipe le agradece al empresario su donación, y acuerdan una reunión en cuanto termine la pandemia.
La comisión también descubrió que la cifra entregada por el empresario era de 500 mil libras (687 mil dólares), de las cuales sólo 100 mil llegaron a la fundación.
«Mi opinión es que la persona que preside cualquier organización debe asumir la responsabilidad si parece que se pudo haber cometido una falta grave dentro de ella.
«Creo que el curso de acción correcto es que el presidente acepte esa responsabilidad y se retire del cargo. Es por eso que hoy renuncio a la presidencia de The Prince’s Foundation». (Nancy Gutiérrez/Agencia Reforma)