Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Tras advertir que la nueva normatividad interna abre el camino a la opacidad y arbitrariedad, Gerardo Lozano, renunció a su cargo como auditor especial de Cumplimiento Financiero de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).
El especialista aseguró que las reformas al Reglamento de la ASF otorgan a una sola área la facultad exclusiva de presentar denuncias penales y dar por solventadas las observaciones, lo que va contra la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación y del Código Nacional de Procedimiento Penales.
«Delegar esta altísima responsabilidad de determinar lo que se denuncia y lo que no, exclusivamente en la Auditoría Especial de Seguimiento, sin ningún contrapeso institucional (…) me parece un gravísimo error que puede abrir un espacio de opacidad y arbitrariedad que debilita a la única institución en México que puede dar un combate frontal a la corrupción e impunidad», alertó a los integrantes de la Comisión de Vigilancia.
La Auditoría Especial de Seguimiento, Informes e Investigación fue creada en 2018 por el actual Auditor David Colmenares, quien delegó en ella la facultad exclusiva de dar por solventadas las observaciones, quitándole esta facultad a las otras tres auditorías técnicas, que son las que realizan la fiscalización.
Lozano aseguró que la ASF no debe dejar la menor duda en el trabajo que desempeña, por lo que las reformas internas no generan los principios de apego a la legalidad, imparcialidad, objetividad y transparencia.
En una carta enviada a Colmenares, Lozano presenta su renuncia al cargo, la cual será efectiva a partir de este martes.