Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio de reclamos de partidos, incluso de consejeros, el INE aprobó ayer a 13 presidentes de institutos electorales estatales, así como a 34 consejeros.
Al no reunir ocho votos, se revirtió el nombramiento de María Alejandra Durán, propuesta para encabezar el órgano electoral de Baja California, al considerar que no tiene el perfil para dirigir la institución.
Ninguno de los dos perfiles planteados para el Instituto Electoral del Estado de México alcanzó la votación requerida. Así, estas dos entidades se suman a Nuevo León y Tabasco, donde los institutos electorales estatales se declararon acéfalos.
De los 13 institutos que tendrán nuevo titular, siete fueron votados por unanimidad.
Yanko Durán, en Chihuahua; Patricia Avendaño, en Ciudad de México; Brenda Canchola, en Guanajuato; Luz Fabiola Matildes, en Guerrero; Elizabeth Sánchez, en Oaxaca; Paloma Blanco, en San Luis Potosí; y Nery Ruiz, en Sonora.
Las más criticadas, tanto por partidos como por consejeros, fueron las designaciones de Adriana Ruiz para el Ople de Colima, de Teresita Adriana Sánchez para el de Querétaro y de Paula Ramírez pare el de Jalisco.
De la primera advirtieron que cuando fue presidenta del Tribunal Electoral estatal alteró una sentencia para declarar nulidad en un municipio, además de que la Sala Superior revocó en 2014 su nombramiento como consejera electoral.
«No resulta confiable cómo actuó como presidenta del Tribunal, alterando una determinación cuando presidía ese órgano jurisdiccional, pues tengo mis reservas en relación a cómo puede actuar ahora presidiendo el Ople del estado de Colima», advirtió la consejera Adriana Favela.
En el caso de Querétaro, Sánchez vive en Nuevo León y renta su casa en la capital queretana. Sin embargo, obligó a su arrendatario decir que ella habita dicho inmueble, por lo que partidos y consejeros consideraron que tampoco es confiable ni una mujer con ética.
«No debió realizar acciones que violentaran la normatividad bajo engaños. Genera vicios graves y evidentemente una falta grave a los principios de certeza, legalidad, lo que se puede considerar como una falta grave de idoneidad en el nombramiento», soltó el representante del PAN, Víctor Hugo Sondón.
A la ahora presidenta de Jalisco, Paula Ramírez, quien fue asesora por muchos años del secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo, aseguraron que no tiene la experiencia para dirigir el Instituto.
Finalmente, para los institutos electorales de Campeche se designó a Guadalupe Suárez, para Yucatán a Moisés Bates y para Zacatecas a Juan Manuel Frausto.
Los partidos no sólo se quejaron de quienes asumen las presidencias, sino también de una decena de consejeros más de los 34 que eligieron, de 12 institutos electorales.
Las principales acusaciones es que tienen lazos con actores o partidos políticos locales, no tienen experiencia o han demostrado ser ineficientes en los cargos dentro de los propios organismos electorales.

¡Participa con tu opinión!