Rendirán homenaje a Conchita Cintrón, para conmemorar el centenario de su natalicio

Por FRANCISCO VARGAS M.

Con motivo del centenario del natalicio de la rejoneadora Conchita Cintrón, la reconocida Peña Taurina “Mal de Montera” y el Consulado del Perú en Guadalajara, en coordinación con el Lienzo Charro ‘Ignacio Zermeño Padilla’, el Fomento Cultural Tauromaquia Hispanoamericana y la Plaza de Toros ‘Nuevo Progreso’ realizarán un magno homenaje a “La Diosa Rubia del Toreo”, mismo que constará de un amplio e interesante programa de actividades a celebrarse los días sábado 15 y domingo 16 del presente mes de octubre, siendo éste el siguiente:
Sábado 15 de octubre. Lienzo Charro ‘Ignacio Zermeño’.
10:00 Horas. Inauguración.
10:30 Horas. Semblanza de Conchita. Por Fernando Castello Branco Cintrón.
11:30 Horas. Presentación del libro “Conchita Cintrón en el Perú”. Autor. Dikey Fernández.
13:00 Horas. Exhibición de suertes charras. Asociación de Charros Hacienda Santa Cruz del Valle. Escaramuza ‘Las Alteñitas’.
15:00 Horas. Comida. Rifa Sorpresas Admisión $500.00 pesos.
Nota. El público que desea asistir a los eventos de estos eventos y no se quede a la comida sólo pagará $100.00 pesos.
Domingo 16 de octubre. Plaza ‘Nuevo Progreso’
13:15. Horas. Develación de Placa alusiva en Patio de Cuadrillas.
14:00 Horas. Misa Capilla de la Plaza de Toros.
17:00 horas. Entrega de reconocimientos en el ruedo de la Plaza de Toros por parte de Peñas Taurinas.
Cabe recordar que Conchita Cintrón nació un 9 de agosto de 1922 en Antofagasta, Chile, y poco tiempo después la familia se mudó a Lima, Perú, por lo que Conchita adquirió la nacionalidad peruana, incluso de desempeño como diplomática en el servicio exterior peruano.
Cuando aún era muy jovencita, practicó la equitación y casi al mismo tiempo también el rejoneo. Así, con su maestro de equitación, rejoneo y toreo Ruy Da Camara, empezó sus presentaciones en el Perú. Ahí la vio actuar el matador mexicano Chucho Solórzano, quien la convenció de venir a México y hacer campaña taurina, presentándose en 1939 con apenas 17 años.
Después de su presentación, empezaron a sumarse los contratos y logró sentar precedente de gran caballista y torera de a pie incursionando incluso en plazas de España, Francia y Portugal, actuando sólo en festivales, pues en los países taurinos de Europa no se permitía a las mujeres actuar en corridas formales.
Conchita toreaba sus toros en puntas aún para el rejoneo, con el que muchos toreros y rejoneadores de su época preferían no alternar con ella, y vaya que se codeó con los más grandes de allá y aquí, mismos que le respetaban grandemente por su valor y torerismo.
Ya retirada y casada con un destacado ciudadano portugués, Don Francisco Castello Branco, se estableció en Guadalajara, Jalisco, en donde la familia completa se asentó varias décadas, formando parte de su sociedad y teniendo especialmente muy cercanas amistades con los charros y gente de a caballo. Por dicha razón, es que se pensó hacer en dicha ciudad un gran homenaje en el Lienzo Charro ‘Ignacio Zermeño’, donde se le quiere y se le respeta profundamente. (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)